Vilmantas Dylis: Nulo impacto de una antigua promesa lituana

El de Vilmantas Dylis en la recta final de la temporada 2014-15 en Manresa fue uno de esos fichajes que se hacen en plan experimento, sin mucho que perder, con varios objetivos: completar la plantilla a bajo coste y evaluar si el jugador en cuestión, si tiene cierta proyección, puede en un momento dado interesar para la siguiente. En el caso de este ‘4’ lituano se cumplió solo la primera parte, ya que en los cinco partidos en los que saltó a la cancha no demostró demasiado. Sus números (2,6 puntos y 0,6 rebotes en 6:20 minutos) hablan por sí mismos.

Dylis tenía ya por entonces 27 años y no era ya el chico prometedor que había tenido una experiencia anterior en España en la cantera del Unicaja en la 2006-07. Era apenas un junior cuando se incorporó al conjunto malagueño, que le asignó a su filial, el Clínicas Rincón, en el que estaban otros futuros ACB como Alfonso Sánchez y Paulao Prestes. Había destacado con el Zalgiris Kaunas en dos ediciones del prestigioso torneo de Vilagarcía de Arousa y varios equipos como Valencia, Girona y Granada se interesaron por él.

Con 2,08, 90 kilos, internacional en selecciones inferiores y buen tiro con su mano izquierda, se hablaba de él como una “auténtica joya”, que ya había debutado en el primer equipo del Zalgiris. En el Clínicas no lo hizo lo suficientemente bien como para quedarse más de un año en Málaga. Volvió al Zalgiris unos pocos partidos y desde entonces su hábitat normal fue la liga de su país, brillando sobre todo en dos equipos de la zona media-baja, el Vilniaus Perlas Energija y el Palangos Kursiai. Eso le abrió las puertas del Lietuvos Rytas, la eterna alternativa de poder allí, donde estuvo tres años. También pasó por Austria y Estonia.

En el Dzukija Alytus cumpliendo (11 puntos y 4 rebotes) estaba cuando recibió la llamada manresana. No encajó bien. Llegó muy baja forma física y no entró en la rotación de Pedro Martínez, perdiéndose incluso algunos encuentros pese a que estaba disponible. Su mejor momento fue ante el Valencia Basket, cuando logró 7 puntos en 9:45 en la jornada 30.

Su pareja era Natalija Bunke, que dicho así en frío puede que no indique absolutamente nada, pero se trata de una auténtica estrella de la música lituana, líder de las Pop Ladies. Pero la cosa no terminó bien entre comentarios de la propia cantante de que Dylis había caído en el alcoholismo. Quizás fue ese asunto el que precipitó la retirada del jugador, que solo estaría dos años más en las pistas después de pasar por el Nou Congost, ambas de nuevo en casa con el Labas GAS y el Pieno Zvaigzdes. Era el 2017 y, con 30 años, no ha vuelto a jugar de forma profesional.

Entradas relacionadas