WILLY “WILDER”

El pívot español de 2,09 de estatura, Willy Hernangómez, está resolviendo con su efectividad y su sobresaliente capacidad anotadora, todas las necesidades ofensivas en la zona de la Selección Española, para auparla a unas impensables semifinales de este Eurobasket 2022. Con una presencia imponente y sin que nadie le haya ganado la partida en ninguna confrontación directa, lo que está aportando en la actualidad, es más salvaje que nunca. Bienvenidos a la tierra de Willy “Wilder”.

Pocos podíamos imaginar la primera mitad de pesadilla sufrida ante Finlandia, en la que Willy Hernángomez hizo todo lo posible por mantener a España con el marcador lo más igualado posible. 14 puntos en los primeros 20 minutos, de los que disfrutó en pista 13 de ellos, viendo cómo Jantunen anotaba desde su propio campo para cerrar el primer cuarto (19-30), sirviendo de palanca para los 15 puntos que los finlandeses disfrutaron durante el segundo. Su labor desde el poste bajo, resultando imparable para los rivales, sonaba a costosa desdicha de esfuerzos infructuosos ante el inconcebible acierto de Lauri Markkanen y los suyos. El 43-52 del descanso (recalcar los 52 puntos de los rivales) no invitaban a la travesía positiva que se proyectaba tras la hazaña lituana y según contaron en rueda de prensa, Rudy Fernández en el vestuario, no estaba por la labor de continuar así. 

Y comenzó la segunda mitad. Y Willy Hernangómez quiso mandar un mensaje desde el principio. Ya no era cuestión de erigirse en el center devastador de poste bajo, sino quien continuó dos bloqueos con toda la rabia contenida, traducido en dos canastas, una de ellas finalizada en mate. Al poco, hubo otro intento en la misma ejecución del pick&roll, forzando falta. Había cambiado el discurso táctico del encuentro. El jugador más efectivo de la Selección Española (27 puntos y 10 de 13 en tiros de campo) resultó ser el protagonista de los primeros parciales del tercer cuarto y con 51-53, el dominio ya era español. Con un mate suyo tras un habilidoso robo y asistencia de Lorenzo Brown, se igualó la contienda a 57. Y sobre esa alfombra, aparecieron los robos de Alberto Díaz, los contragolpes, la habilidad de Juancho y los triples de Rudy Fernández… con todo lo demás. Era hasta jocoso ver en las respeticiones televisivas a los aficionados fineses de fondo, echarse las manos a la cabeza, entre admiración y desesperación. 

Willy Hernangómez está promediando 17,9 puntos y 68,6% en tiros de campo para ser el jugador más destacado del Equipo Nacional. Tras 7 partidos disputados, en 4 de ellos ha sido el máximo anotador y en los otros 3, el segundo. Pero lo más importante es que sus 15,4 puntos como promedio en la fase previa, se han convertido en 24 en la hora de las eliminatorias de octavos y cuartos. Se acepta que los finlandeses no cuentan con un referente interior así, haciendo su figura más grande todavía, pero es que ante Lituania, al pívot Jonas Valanciunas, compañero titular en New Orleans Pelicans, lo superó en 16 puntos de diferencia, jugando tan solo un minuto más que él.

A España le queda aún capacidad de mejora en su defensa, sobre todo en las ayudas de los hombres altos a los exteriores, para crear la actividad que Sergio Scariolo demanda, y así tener garantías ante los alemanes en las próximas semifinales. Pero bien es cierto que Willy está siendo también el hombre alto más centrado atrás, asumiendo que sus 28 años y la experiencia acumulada, le otorgan una lectura clara de dónde posicionarse y ser importante. Parece que es su momento. ¿Hay algún pívot de los supervivientes en el torneo más determinante que él? Falta la recta final, pero no. Ni tan siquiera Rudy Gobert ha llegado a las cuotas de sobresaliente como nota de evaluación por el mayor de los Hernangómez hasta este momento. 

Sobre su talento, la Selección Española descansa y sueña. Es tiempo para algo salvaje (y unas semifinales, en el -quizás- Eurobasket más atractivo de la historia, lo son). Es el momento de Willy “Wilder”.  

Entradas relacionadas