Surne Bilbao Basket y su último canto hacia el Playoff

Son tres victorias seguidas para seguir mirando hacia arriba. Porque arriba, está el reciente número retirado de Alex Mumbrú. Porque arriba, siguen las posiciones de Playoff esperando llenar sus plazas, cuyas últimas no están del todo adjudicadas. Lo que fue deshacerse en elogios en las 7 victorias consecutivas de Surne Bilbao Basket y salir de la zona de descenso durante el mes de enero y parte de febrero, se convirtió en cierta prudencia cuando regresaron las derrotas. No es que fuera marzo un mes para recordar (un triunfo entremezclado con cuatro traspiés) y sin haber peligro de descenso, la ‘calma chicha’ tampoco es que otorgara a los bilbaínos el Playoff en el punto de mira como objetivo. Pero llegó abril y con él, estamos hablando de 5 victorias en los últimos 6 enfrentamientos ligueros, incluyendo a Real Madrid y Lenovo Tenerife como vencidos en tal sucesión para la causa. ¿Qué causa? La post temporada, aquella vista en el horizonte, hoy convertida en meta ya no tan lejana.

Hay que tener fe y seguir creyendo para que, a estas alturas, tengan esta racha que les ha puesto nuevamente en el foco. En Endesa Basket Lover hemos visto que la frescura sigue siendo la misma desde aquel febrero en el que todo hizo ‘clic’. Y eso es muy de ensalzar, cuando quien más, quien menos, a estas alturas está un poco ya con “el gancho”. Que Lenovo Tenerife venía con el cuello de la camisa bien alto, altivo entre su clasificación para la Final Four de Champions y cuatro victorias en cinco jornadas (la única derrota en el Palau Blaugrana) y cayeron en Miribilla (87-79). Sufrieron los rigores de los dos contra uno en poste bajo a los interiores y si algunos tiradores no tuvieron el día (Salin, 1 de 6 en triples; Sulejmanovic, 3 de 9 y Doornekamp, 1 de 4), se vieron con capacidad de respuesta diezmada a la exhibición de Ángel Delgado (27 puntos, su máximo de la temporada) y la fundamental suspensión de Lude Hakanson, que acabó decidiendo. 

Y posteriormente, lograr salir victorioso en Zaragoza (80-82), que aún sigue vigilando su espalda, aún sin asegurar. Y la receta sigue siendo la misma: el poderío de los hombres altos, también en ataque. En sus cuatro interiores (Delgado, Masiulis, Inglis y Withey) 48 de los 82 puntos del partido, nada menos que un 58,5% de los puntos globales, vinieron de ellos. Y devastaron la zona, a pesar de un Hlinason muy inspirado. Peno no era suficiente. La paradoja y la riqueza es que, con todo por decidir en unos extraordinariamente locos segundos finales, las tres últimas canastas bilbaínas llegaron de manos de tres pequeños, creándose sus propias situaciones de tiro como maestros: dos suspensiones de Goudelock y Hakanson y la definitiva, en una magnífica entrada de Rafa Luz, esperando a ver cómo reaccionaba la defensa del hombre alto y decidiendo soltar un tiro por elevación que heló el Príncipe Felipe. Otra vez los exteriores poniendo el cerrojazo al partido.

Tres posesiones y una victoria para seguir soñando. Se encuentran a medio partido del último puesto de Playoff (UCAM Murcia, 16 victorias – 15 derrotas; Surne Bilbao Basket, 16 victorias – 16 derrotas), con dos encuentros por delante: visitar al Barça el próximo día 10 y recibir al Coosur Real Betis en la jornada de cierre el 15 de mayo. Sea como sea su futuro, desde aquí nos congratulamos con la trayectoria final de este equipo que gracias a su frescura, han vuelto a hacer creer a sus aficionados que la temporada no acaba en la jornada 34 y que al resto, nos ha dado un toque de salsa para seguir sabiendo degustar su menú hasta los postres. 

 

Entradas relacionadas