FRANKIE FERRARI, EL ‘CLIC’ QUE ACTIVÓ ZARAGOZA

Muchas buenas historias aparecen desde la penumbra, desde gritos al abismo o silencios cada vez más devastadores producto del más profundo miedo. Azules oscuros y marrones vertidos hasta el negro en un cuadro expresionista dentro del ámbito deportivo. “Quien lo tiene mal es Zaragoza” con el correspondiente resoplido, era la comidilla en las últimas semanas dentro de sus posibilidades de permanencia en Liga Endesa. Hablamos de 8 victorias y en puestos de descenso y el “teléfono rojo” a pleno funcionamiento en busca de adquisiciones para salvar un curso, una trayectoria de últimas temporadas o la sanidad -quién sabe- del propio club.

Sean Kilpatrick, Christian Mekowulu y Frankie Ferrari son las incorporaciones en el último mes en el conjunto maño, junto con la adquisición del entrenador Dragan Sakota algunas fechas previas. Una racha de 7 derrotas consecutivas que arrancó previa a la Copa del Rey, justificó la destitución de Jaume Ponsarnau. Desde el 12 de febrero sin conocer la victoria y abocado a la terraza con vistas a la LEB Oro, apareció nuestro protagonista, un viejo conocido de la afición española: Frankie Ferrari

La positiva imagen -brevísima también- de su paso por BAXI Manresa, quedó algo más difuminada en la temporalidad de Gran Canaria y Unicaja. Ahora estaba “´dándole” al filial de Golden State Warriors en la G League cuando un club de Liga Endesa volvió a llamar a la puerta. Y la reacción en el juego del equipo fue inmediata. En un choque de obligada victoria ante Monbus Obradoiro en el Príncipe Felipe, sus 22 minutos de juego fueron como hacer un ‘clic’ instantáneo con toda la plantilla. De sus manos surgieron puntos (10) y asistencias (7) en los momentos más comprometidos, cuando en el último cuarto logró que los zaragozanos se marcharan en el marcador y acabaran venciendo (80-73). Y sobre todo en el ánimo de los aficionados que, efectivamente, él había sido el motor. 

Con esas y mucha más animosidad, llenaron las gradas nuevamente del recinto tres días después para enfrentarse al todopoderoso Barça. Y aquí llegó la sorpresa de la jornada, con la victoria local (76-71) y respirar muchísimo más profundo, con tres equipos por debajo de ellos, en pugna por la salvación. Dos triunfos consecutivos que suenan a gloria y la repetición de ese ‘clic’ mucho más marcado aún. Al margen de estadísticas, que fueron brillantes (16 puntos en 24 minutos, 6 de 11 en tiros de campo y 5 asistencias), la sensación que tuvo de libertad para hacer y deshacer a su antojo, en un escenario que tanto oprime. El mérito de un entrenador como Sakota para dejarlo hacer, incluso equivocarse, algo que a estas alturas, es un instinto que parece amordazado por los miedos, para sacar el mayor rédito al plantel. “No creo que sea un héroe, sino una pieza más del puzzle”, recalcó Ferrari posteriormente. Pues quizás más. 

Las óptimas posiciones para las suspensiones de Mekowulu (17 puntos y mecánica muy suave en la media distancia) o los triples de Adam Waczynski (con 3 de 3 en triples, para 16 puntos) fueron tirones que los azulgranas no pudieron aguantar. Y gran parte de ello vino de la mano de este pequeño base de 1,85 de estatura. “Mi padre siempre me dijo que no sería ni el más fuerte ni el más rápido. Tendrás que ser el más listo y el más duro” recuerda Frankie Ferrari. “Vive, respira, duerme y come baloncesto. Eso es lo que hace. Es un loco de este deporte” recuerda su hermano Ralph, que era el encargado de recogerle los balones en las noctámbulas sesiones de tiro en el instituto Nuestra Señora de Los Angeles, entorno a las 12 y 2 de la madrugada, para cierto desagrado de los sacerdotes rectores del instituto. “Pero verle progresar y pensar a qué nivel siguiente su juego llegaría, era divertido”. Pues ahora en Zaragoza, lo que están deseando es ver la progresión del equipo ante los siguiente envites, este próximo fin de semana en Lugo, para recibir a Surne Bilbao Basket y MoraBanc Andorra (que también se jugará la vida), junto a visitar las pistas de Vitoria y Murcia para cerrar la liga. 

Entradas relacionadas