MOMENTO BASKET LOVER DE LA JORNADA: Semana Santa de resurrección en Coosur Real Betis

La satisfacción extrema, el empujón de Jacob Wiley a su entrenador, Luis Casimiro, a la finalización del encuentro a modo de curiosa celebración, los españolizados gritos de Shannon Evans con un “¡vamooooos!” eran impensables hasta hace bien poco en Coosur Real Betis. En esta Semana Santa de pasión (sobre todo en Sevilla para el club verdiblanco), la doble jornada les ha servido para levitar desde su particular cruz que arrastraban toda la temporada: los puestos de descenso. Verse sacudidos de tal lacra en la actualidad, no estar en las últimas dos posiciones con sus 9 triunfos cosechados, suena a afinado canto gregoriano de “Veni creator spiritus”. 

Si estos días han sido cuestión de fe entre sentidas Procesiones, en los béticos parece que llevan labrando esta virtud desde hace unas fechas ya. La conexión de todos, la aportación de jugadores que no parecen los mismos que los de los tres meses iniciales de competición, con algún retoque e incorporación, dan como resultado tres victorias consecutivas. Ya venían de ganar a un rival directo, Casademont Zaragoza (76-66), vencer a Valencia Basket el pasado martes (75-68) fue el puntal que confirmaba que el equipo era otra cosa, porque lo que pudimos ver en el municipal San Pablo, era otra cosa. 

Confianza. Esa parece ser la receta mágica de Luis Casimiro. Porque había que dar a este equipo confianza intravenosa, la que tenían por los suelos, como hasta que su jugador más regular, Vitto Brown, parecía haber perdido (2 de 12 en triples en los 3 partidos anteriores a esta racha). Ahora sus números no destacan, pero si su situación, porque está mucho mejor acompañado y su corazón no debe ir acompañado de protagonismo en dígitos y sí de generosidad en su esfuerzo. El cambio de Dairis Bertans es de los más asombrosos. 36,1% en triples en las primeras 10 jornadas de liga, se han reconvertido en un 50% en esta racha de tres victorias (con un promedio de 14,3 puntos). La incorporación de un talento como B.J. Johnson (14 puntos ante MoraBanc Andorra), la enorme profesionalidad de Eulis Báez (40 años ya, menos minutos pero mismo rendimiento) y el plus en … todo de Jacob Wiley (63,1% en tiros de campo ante maños, taronjas y andorranos), parecían ser las piezas perfectas para que ahora todo sea un esfuerzo en común, con un sentido, una trayectoria y finalmente unos resultados. Que a la vista están.

Y como guinda, la actuación del base Shannon Evans en Andorra. El base que, durante tanto tiempo, parecía no querer ser base, le ha bastado su arrebato anotador para reconducir en tierras andorranas un encuentro que era clave para ellos. Al inicio del segundo cuarto ya llevaba 14 puntos en su haber, con otro momento cumbre en su fiebre por encestar en el tercer período, que culminó todo ello en un total de 29 puntos (7 de 13 en triples) y nada menos que 11 asistencias. En una tarde de sábado inspiradísima para él, que sus rivales pasasen los bloqueos por detrás y le dejaran tiempo para tirar de tres o que, con cambios de asignación, le encarasen hombres altos, formaba parte de un manual que tiene más que resabido, por su virtuosa extrema rapidez. Y fue sumar y sumar y todos a lomos de su acierto. 

El calendario bético en las últimas 5 jornadas tiene dos confrontaciones muy complicadas (ante el Real Madrid y en Manresa), una rivalidad directa (Fuenlabrada) y enfrentarse a un candidato claro al Playoff:

  • Coosur Real Betis-Real Madrid (22.04.22)
  • BAXI Manresa-Coosur Real Betis (27.04.22)
  • Urbas Fuenlabrada-Coosur Real Betis (30.04.22)
  • Coosur Real Betis-Gran Canaria (10.05.22)
  • Surne Bilbao Basket-Coosur Real Betis (15.05.22)

Ante estos emparejamientos, cualquier cábala es posible. Lo que sí es cierto que con el compromiso defensivo actual, el sacrificio observado durante esta Semana Santa por parte de todos, Coosur Real Betis tiene todo el derecho a seguir palpando los puestos de salvación hasta el final de temporada. Lo que al día de hoy palpa con las yemas de sud dedos gracias al compromiso en su sacrificio. Por eso, lo elegimos como Momento Basket Lover. Y tenía que llegar en Semana Santa. Caprichos de la Liga Endesa.

 

Entradas relacionadas