Valencia Basket se luce ante su gente y saca billete para las semis de Copa de la Reina

Valencia Basket arrancó con buen pie en “su” Copa con un triunfo de oficio ante Casademont Zaragoza por 65 a 55. Las anfitrionas del torneo supieron sobrevivir a una primera mitad muy tosca para desplegar su mejor versión tras el ecuador del partido y dejar atrás a las mañas en el marcador.
El inicio del encuentro estuvo marcado por las defensas agresivas, el poco acierto de ambos equipos y la sensación de que todas estaban dejando algo en el tintero. Valencia Basket llevó la batuta del encuentro pero sin lograr despegarse en el luminoso en ningún momento. Tanto fue así que sólo lograron una mínima ventaja antes de poner rumbo a vestuarios.


La segunda mitad dejó a Rebecca Allen y Cristina Ouviña como protagonistas. Una por su intensidad y la otra por su capacidad de creación, ambas fueron las claves que permitieron a Valencia Basket coger vuelo y no mirar atrás. La diferencia en el rebote, sobre todo con la superioridad de las locales en el tablero de ataque, permitió al equipo reponerse de sus tiros fallados con aciertos en segundas y terceras oportunidades.
Zaragoza intentó meterse en el partido de la mano de Lara Álvarez, pero las anfitrionas no lo pusieron fácil. La diferencia llegó a reducirse hasta los 10 puntos aunque sin llegar a suponer un peligro para Valencia Basket. La dirección de Ouviña, que se marchó ovacionado, fue suficiente una vez más para mantener el partido controlado en todo momento. Las mañanas se despiden de la Copa con una buena imagen aunque lejos del nivel suficiente para poder competir con los grandes de la LF Endesa.