Spar Girona – Movistar Estudiantes: nuevos paradigmas

El nivel del baloncesto femenino en España evoluciona tan rápido que no espera a nadie; ni si quiera a las que un día asomaron en los puestos privilegiados de la clasificación para tutearse con las líderes, con diferencia, de la LFEndesa. El Movistar Estudiantes busca su confirmación en el torneo del KO. El Spar Girona ha sido capaz de renovarse sobre la marcha y no perder ritmo competitivo en un campeonato cada día más caro.

La confirmación estudiantil

De Liga Femenina 2 a Copa de la Reina LFEndesa en la misma temporada; y de ahí, a asentarse como uno de los clubes aspirantes a Copa… Y algo más. El fichaje de Laura Quevedo y la retención de Arica Carter marcaba el camino al inicio de la temporada, la apuesta era firme después de su irrupción en el primer plano competitivo nacional. Junto a Fingall y Diallo, techos del equipo, un conjunto bien armado para la exigencia de la LFEndesa.

Como contra, la lesión de Quevedo ha impedido que el conjunto madrileño diera un paso adelante para destacar en la parte media de una liga competidísima. La teórica punta de lanza exterior ha faltado en 11 encuentros de los 25 disputados, una baja demasiado sensible para un equipo que necesitará todos los efectivos para obtener plaza de Play Off.

Reinventarse y seguir

El ocaso deportivo de Laia Palau es un atardecer que todos y todas vislumbramos con cierto aire de incredulidad. Quien nos ha acompañado toda la vida es irremplazable, pero la lógica competitiva es la única verdad aplastante en el continuo devenir del deporte. Ante un adiós –como jugadora, que sepamos- inminente y en pos de una transición adecuada sobre la que trabajar, Spar Girona ha encontrado nuevos cimientos para seguir compitiendo a cotas altísimas tanto en LFEndesa como en Europa.

El primero, en forma de obviedad: Rebeka Gardner, súper clase que derrocha calidad a cada gesto; sobre los mismos pasos, Kennedy Valentine Burke, una apuesta que está dando un rendimiento inmediato tremendo para Fontajau. Junto a las dos incorporaciones americanas, el crecimiento de Laia Flores y María Araújo, felizmente regresada de una lesión que nos ha privado de una de las grandes noticias nacionales de los últimos años durante meses. Todas ellas, sumadas a las ya casi naturales Reisingerova y Eldebrink, una fórmula de éxito lista para competir.