Scott Wood: Triplista puro que cautivó en Murcia

Probablemente Scott Wood se habrá arrepentido de haber firmado aquel contrato temporal con el Fuenlabrada mediada la temporada 2019-20. Solo llegaría a disputar dos encuentros con muy poca trascendencia y acierto. Serían los dos únicos que no jugaría en la Liga Endesa que no fuesen con el UCAM Murcia, con el que sí que dejó una impronta sensacional como tirador puro a lo largo de 103 encuentros nada menos repartidos en tres temporadas.

Wood, nacido en el muy baloncestístico estado de Indiana, es un jugador de estos tiempos en los que el triple tiene una importancia sideral en todo lo que pasa en la pista. Sin ser del todo unidimensional, porque el tipo se entregaba a nivel defensivo, sí que se puede decir que su aportación ofensiva se reducía prácticamente a cómo fuese su acierto desde los 6,75.

En esto era altamente fiable. En esos tres años en Murcia, desde la 2013-14 a la 2015-16, promedió un 40,2% con un alto volumen de intentos, 5,7, para los minutos que estaba en pista (21). Eso le convertía en un jugador peligrosísimo, para el que sus compañeros preparaban un bloqueo tras otro. Mucho más peligro no tenía: en total lanzó 600 veces de tres y 134 de dos.

Fue siempre un jugador muy querido, llegado muy joven desde la universidad de North Carolina State, donde ya había dado muestras de su puntería convirtiéndose en el mayor triplista de su historia en cuatro temporadas. También batió el récord de tiros libres consecutivos anotados en su conferencia, la prestigiosa ACC.

En una completa entrevista en Skyhook reconocía que su llegada a Murcia fue “inesperada”. “Conocía muy poco sobre las competiciones extranjeras, pero sí que la ACB era una liga realmente dura y de gran nivel, probablemente la segunda mejor del mundo (…). Estaba encantado por la oportunidad recibida y agradecido por que quisieran que viniese aquí a jugar”, comentaba. En ella reconocía su fama de tímido y tranquilo: “Me encanta estar en casa. Así es como soy”. De Murcia le atraía la cercanía al mar: “Cuando me salió la opción de venir aquí reconozco que no sabía ni dónde estaba, lo busqué en Google Maps y pensé ‘oh, está muy cerca de la playa, así que debe estar muy bien (…).Pienso que cada vez que te mudas a otra ciudad hay muchas cosas a las que te tienes que adaptar, pero creo que esta transición ha sido buena para mí”. También se declaraba fan del jamón y el queso y aficionado al golf.

El romance con Murcia acabó después de la que probablemente fue su mejor campaña. Inolvidables aquellos 33 puntos, incluyendo 8 triples, frente a Zaragoza, ambas sus marcas más altas en España, de donde se marchó promediando 9,1 puntos.

La NBA que señalaba como objetivo se le escapó en al menos un par de ocasiones. La primera, antes de llegar a Murcia, cuando hizo la liga de verano con los Lakers. La última, en 2016, tras dejar la Liga Endesa, cuando llegó a firmar con los entonces pujantes Golden State Warriors, con los que llegó a disputar un par de amistosos antes de ser enviado al afiliado equipo de Santa Cruz. No le sirvió para ascender un escalón firmar su mejor campaña anotadora de siempre (13,9) ni ganar el concurso de triples de la liga. Tuvo regresó a Europa, primero a Turquía, después a Francia (Gravellines) y luego a Montenegro (Buducnost). En ninguno de los tres sitios pareció estar tan a gusto como aquí, con la guinda amarga de que lo de Fuenlabrada no salió en absoluto bien.

Con solo 29 años, aquella sería su última experiencia profesional. Anunció su retirada para incorporarse al mundo financiero en Carolina del Norte, en principio como asistente oficial de préstamos en Northpointe Bank. Sin embargo, no dejado el baloncesto de lado: ofrece clases particulares… de tiro, cómo no.

 

Entradas relacionadas