Real Madrid y Barça: una final clásica en la Copa

Real Madrid y Barça se verán las caras en la final de la Copa del Rey 2022 en Granada. Dos semifinales con ritmos, guiones y sensaciones opuestas: comodidad y superioridad para un Real Madrid fresco; lucha, brega, oficio y mucha pólvora para los azulgranas.

El Real Madrid ha tomado el mando del partido desde los primeros compases para no dejarlo jamás. El Lenovo Tenerife no tuvo opción de jugar al baloncesto de movimiento desde pick’n’roll al que nos tienen acostumbrados ante una defensa muy bien trabajada; hoy mucho mejor Vincent Poirier tras un primer duelo copero en el que pasó desapercibido.

Actitud férrea del Real Madrid para mandar de 10 en el marcador al descanso y seguir liderando con ritmo y contundencia en los minutos siguientes. Con diez minutos por disputarse, los madrileños dominaban por 20 en el electrónico. Ventaja que no perderían para obtener el primer pase a la final.

Mucho más eléctrico el segundo duelo de la tarde, entre Barça y UCAM Murcia, que han protagonizado una semifinal de infarto con cambios en la delantera del marcador y mucho brillo de nombres propios.

La primera mitad fue la de Nico Laprovittola: el argentino volvió a tirar de herramientas ofensivas para desbordar y sumar 10 puntos al descanso, acompañado de un Sanli multiusos que se ha hecho fuerte como titular en la pintura azulgrana.

En la segunda, cambio de marcha defensiva en UCAM Murcia: muestras del carácter que les había traído a la Copa del Rey para dejar volar y fluir a Thad McFadden e Isaiah Taylor, hoy escoltados por Cate y el versátil y siempre presente James Webb III. Combinación para liderar el marcador al arranque del cuarto final.

En una Copa de guiones sonados y emoción necesaria, un tramo final de alto voltaje. Kuric, Mirotic y de nuevo los Laprovittola y Sanli tomaron el partido ante un UCAM Murcia siempre aupado por una afición omnipresente; de 10 los rojos.

Mañana domingo, Real Madrid y Barça reeditarán la final de 2021 en un clásico que, tras lo visto, promete estar muy igualado.