Copa ACB: Joventut – Tenerife: un peldaño más

Los trayectos de los trenes de Joventut de Badalona y Lenovo Tenerife se cruzan en su confluencia al llegar a Granda. En las últimas campañas, los aurinegros han sido alternativa al binomio Barça – Real Madrid, con permiso de Valencia Basket, pero sin llegar a dar ese paso competitivo final para disputar el último minuto de una competición. Por su parte, los de Badalona han experimentado un proceso de crecimiento que les ha hecho ser cabeza de serie en esta Copa del Rey de Granada 2022. Chocan dos equipos de raza competitiva que buscan dar un saltito más para llegar a lo más alto.

Cuatro años de Carles Duran

En 2022 se ha cumplido el cuarto aniversario de la llegada de Carles Duran al banquillo del Olímpic de Badalona. En aquel momento, el equipo estaba en la cuerda floja del descenso, en una situación deportiva y económica muy complicada y con un horizonte tremendamente oscuro. 

Pasaron las temporadas y cambió todo: apoyo de entidades y empresas cercanas se han sumado a una renovación de las principales figuras sobre el parque. La única cosa que no ha cambiado ha sido la forma de entender el club y su filosofía: a muerte con los ‘chavales’ que muestran garra en las inferiores de la Penya

Como los dijo el propio Duran después de una meritoria victoria en competición europea: “Teníamos tíos de EuroLeague delante y yo tenía chicos que el año pasado jugaban en LEB”. Incluso los fichajes siguieron la línea casera con las vueltas de Pau Ribas y Ferrar Bassas, una fórmula de conexión con el público que no falla jamás en Badalona y que ha devuelto el calor y el orgullo en las gradas del Olímpic. El siguiente reto es no conformarse con el buen juego y las victorias parciales.

Seis para Vidorreta

Txus mostró orgulloso seis dedos en una vuelta de honor al término del encuentro que les clasificaba en los últimos compases para la Copa del Rey. En la Liga Endesa más cara de los últimos años, la conexión Huertas – Shermadini ha encontrado resistencia y se podría argumentar que sufren de cierto estancamiento competitivo.

No obstante, Lenovo Tenerife –como Vidorreta y su dupla estrella- es un equipo diablo, que más sabe por viejo que por diablo. Exceptuando una derrota en la cancha de Urbas Fuenlabrada en un vendaval anotador sin casi precedentes, Tenerife ha sido capaz de competir de tú a tú contra todos y cada uno de sus rivales.

Su reto es paralelo al de la Penya: materializar la sensación de tener baloncesto y poder disputarlo todo en títulos. Es su cuenta pendiente en competición doméstica en los últimos años y ha sido su relativo lastre durante esta campaña –al fin y al cabo ocupa la sexta plaza de la clasificación en liga regular y está en la Copa-. Competir y ganar para levantar algo más que expectativas, suspiros y los aficionados del Santiago Martín.