Ponga un Clásico por Navidad

Sea por una casualidad, caprichos de calendario o una estrategia meditada, el caso es que, en los últimos años, tener la oportunidad de disfrutar de un Barça-Madrid o Madrid-Barça en fechas tan entrañables como son las navidades, siempre fue plato para deleitarse. Frías tardes de vacaciones que, quedarse en casa, al calor de luces de colores y adornos de estas fechas, barren como opción a cualquier otra alternativa. Y entre peli de sobremesa de las taquilleras-que-no-me-importa-volver-a-ver y después, una tarde de baloncesto de derbi, siempre fue un manjar muy de agradecer. Esto, con la excepción de si no se es uno de los privilegiados que puede acudir al pabellón en cuestión, aplacando el frío ataviado de gorro y bufanda con los colores de alguno de estos dos clubes. “Hoy toca baloncesto” en Navidad es, sencillamente, muy agradecido. 

Ser receptivos ante las tendencias de Estados Unidos, donde el día “D” en la NBA es el Christmas Day, donde la Premier League futbolera se viste de gala hizo replanteare que, para que los demás disfrutasen aún más de sus vacaciones, los encargados del “circo deportivo” debían remangarse y volcarse a jugar estos días. En nuestra Liga Endesa hubo un tiempo que se pusieron manos a la obra y hasta con calzador, metían jornadas entre semana. Lo que hace 30 años a algunos les parecía una herejía, recordando una editorial de revista especializada con pocas miras con el titular “si no querías caldo, toma dos tazas” por el exceso, según ellos, de jornadas de liga, el tiempo ha demostrado que estábamos en lo cierto, que había que inundar este tiempo de ocio y recogimiento familiar con nuestro querido deporte. Que pocas veces se dan más facilidades para poder ir con los hijos a ver un espectáculo en directo de primer nivel como son las pistas de nuestra Liga Endesa.

La casualidad quiso que…

… Se diesen estos derbis por fechas navideñas (que en Endesa Basket Lover, los vamos a restringir desde el 20 de diciembre, por iniciarlo con una fecha ya cercana, hasta el mismo día de Reyes, 6 de enero). Porque casualidad fueron las primeras ediciones, empezando por la primera en 1958 donde, al mundo de la televisión conectado con el baloncesto, ni estaba ni se le esperaba, como así pasó en la edición de 1969, de 1970 y 1980. Al menos ahí, el calendario estaba establecido desde inicio de temporada y en septiembre podías programar que, en estos días, podrías disfrutar del Barça-Madrid / Madrid-Barça de turno. 

Sin embargo, los correspondientes a las temporadas 83/84, 84/85 y 85/86, sí fueron caprichos del calendario. Como quiera que la competición se dividía en dos fases (sin contar el Playoff) y dos grupos, quienes tenían la fortuna de ser los 4 primeros de cada grupo -para un total de 8- en una liga de 16, jugaban la segunda mitad de temporada entre ellos. Y en el calendario de esta nueva fase, ¡tachán!, el bombo quiso tener a suerte uno de estos clásicos.

¿Recordáis aquel cartel en el Palau Blaugrana de “Ruso, vete a Siberia … con Iberia” para amedrentar al recién nacionalizado José Biriukov, una matinal de domingo de Reyes? Aquel día el Real Madrid le mojó la oreja al Barça en su recinto. Y aunque Biriukov no jugó (Lolo Sainz utilizó solamente su quinteto titular los 40 minutos), tanto Brian Jackson (27 puntos) como Alfonso Del Corral en su marcaje a Epi (un aciago 5 de 17 en tiros de campo) marcaron aquel choque (67-82). Como un año después lo hicieron los azulgranas en la Ciudad Deportiva. Y es que el Torneo de Navidad de los blancos y las diabluras de Drazen Petrovic con  la selección yugoslava, eran demasiadas emociones para recuperarse, 48 horas después. 

Un primer avance antes de usarlo como tendencia

Pasaron muchos años y demasiados cambios en el sistema de competición en la ACB, como para usar este partido de reclamo en navidades. Cierto que la evolución de nuestro baloncesto fue por otros caminos. Ya no hablamos de tomar vacaciones y hacer un parón en la competición a semejanza del fútbol, como en algunos años de la década de los 70, sino que programando algo especial de la mano de la saca de regalos de Papá Noel, la liga se apuntó el tanto del All Star. Era una fiesta perfecta para estos días y con tal intención se creó. En los 90 e incluso a principios del siglo XXI fue tomando una importante notoriedad, desde el primer arrebato en los primeros días de 1985. ¿Sabían que la mayor audiencia que jamás tuvo Canal+ en un partido de baloncesto en su tiempo de codificado, entre 1999 y 2003, fue el All Star de Valladolid en la Navidad de 2001? Precisamente por las fechas, por ser un All Star y por ser emisión en abierto, rozar el millón de espectadores significaba que ese cocktail funcionaba. Y por ello, situar en el mapa cualquier otro partido, era asunto secundario. 

Solamente fueron los años 2002 y 2003 (con los 30 puntos de Juan Carlos Navarro en la Ciudad Deportiva blanca en la edición 2003) cuando se tuvo esa primera iniciativa que, efectivamente, gustaba. Quizás fueran elementos externos lo que provocó que esta iniciativa se utilizase como tendencia. La “invasión europea” iba tomando forma. Desde la creación de la Euroleague en la temporada 00/01, su calendario se ha ido incrementando poco a poco, ampliando equipos, jornadas, e intentando optimizar recursos hasta lo posible. Todo ello ha hecho que hoy día no se pueden plantear competiciones paralelas al margen de las oficiales, sean Torneos de Navidad u All Stars (debiéramos recordar que, a finales de los 90, estos días también se utilizaban para organizar un All Star Game europeo). Y ahí fue cuando tomó cuerpo esta idea: si la cuestión era ceñirse a los calendarios oficiales (ACB y Euroliga), saquemos lo mejor de ellos para Navidad. 

12 de las 19 ediciones de este tipo de derbis en tales días (reiteramos, lo hemos acotado al 20 diciembre-6 enero), han sido en este siglo XXI. Y desde las navidades de 2007 hasta la actualidad, en 10 de las 13 ediciones posibles, los rectores han puesto la chincheta roja del “aquí toca”. También en 12 de las 19 ediciones, el F.C. Barcelona ha vencido al Real Madrid, mostrando su predominio en los últimos años, en lo que ha habido absolutamente de todo. Hagamos un poco de historia. 

 

Temporada Fecha Resultado Ganador
58/59 21.12.58 Real Madrid 51-36 F.C. Barcelona Real Madrid
68/69 05.01.69 Real Madrid 113-56 F.C. Barcelona Real Madrid
69/70 04.01.70 Real Madrid 93-73 F.C. Barcelona Real Madrid
79/80 06.01.80 F.C. Barcelona 89-102 Real Madrid Real Madrid
83/84 21.12.83 F.C. Barcelona 88-74 Real Madrid F.C. Barcelona
84/85 06.01.85 F.C. Barcelona 67-82 Real Madrid Real Madrid
85/86 28.12.85 Real Madrid 76-94 F.C. Barcelona F.C. Barcelona
02/03 30.12.02 Real Madrid 75-83 F.C. Barcelona F.C. Barcelona
03/04 28.12.03 Real Madrid 81-88 F.C. Barcelona F.C. Barcelona
07/08 28.12.07 AXA F.C. Barcelona 84-65 Real Madrid F.C. Barcelona
08/09 20.12.08 Regal F.C. Barcelona 87-67 Real Madrid F.C. Barcelona
09/10 27.12.09 Real Madrid 57-79 Regal F.C. Barcelona F.C. Barcelona
10/11 30.12.10 Regal F.C. Barcelona 95-75 Real Madrid F.C. Barcelona
11/12 04.01.12 Real Madrid 78-74 F.C. Barcelona Regal Real Madrid
12/13 30.12.12 F.C. Barcelona Regal 96-89 Real Madrid  F.C. Barcelona
13/14 29.12.13 Real Madrid 98-84 F.C. Barcelona Real Madrid
14/15 28.12.14 F.C. Barcelona 76-68 Real Madrid F.C. Barcelona
15/16 27.12.15 Real Madrid 81-94 F.C. Barcelona Lassa F.C. Barcelona
19/20 29.12.19 Barça 83-63 Real Madrid F.C. Barcelona

 

De todo, como en botica

De los enfrentamientos en este siglo XXI, los hemos tenido de todos los colores. Y en recintos diferentes. El F.C. Barcelona solo ha conocido su Palau Blaugrana, mientras que el Real Madrid, comenzando por el Frontón Fiesta Alegre, ya en 1969 disputó tal enfrentamiento en la Ciudad Deportiva. Y es curioso, porque si el peregrinaje del club desde los 80 fue pasando por el Palacio de los Deportes de Goya o la Plaza de toros de Vistalegre, esto no afectó a este tipo de choques, pues no se reanudaron en navidades hasta que volvieron a la Ciudad Deportiva (o bautizado ya entonces Pabellón Raimundo Saporta), no siendo alterada esta sede. Años convulsos en el Real Madrid aquellas ediciones de 2002 y 2003, dirigidas sus plantillas por Javier Imbroda primero y Julio César Lamas después, que sus aficionados prefieren olvidar, mientras que en el otro banco, Svetislav Pesic contaba con toda la “armada” (Bodiroga, Jasikevicius un año, Navarro, Fucka…). 

A la plaza de toros del barrio de Carabanchel, se “viajó” en un escenario semejante, pero con diferentes protagonistas. El 57-79 de la campaña 09/10, precisamente la del debut de Ettore Messina en el banquillo blanco, vio el inicio de su proyecto hecho añicos frente el mejor año de Xavi Pascual al frente del cuadro blaugrana, que tampoco obtuvo mejor resultado un año después en el Palau (95-75). Y es que, el proyecto deportivo del Barça entonces era potentísimo. Tuvo que llegar la “era Laso” en el Real Madrid para intentar, al menos, variar este rumbo, dando la bienvenida al Palacio o WiZink Center actual.

Y todo parecía que los blancos serían los triunfantes (llevaban 14 victorias en las 14 jornadas ligueras) en el recordado 30 de diciembre de 2012, sobre todo porque los azulgranas estaban a punto de no clasificarse para la Copa del Rey en uno de sus peores arranques de la historia (hasta 7 derrotas en las mencionadas 14 jornadas). Sin embargo, la mejor actuación en este tipo de enfrentamientos de Juan Carlos Navarro (33 puntos, 12 de 13 en tiros de campo y 5 de 5 en triples), con aquel triple a una pierna pegado a la línea de banda, otorgó todas las esperanzas a los suyos (96-89) y el pasaporte a una Copa del Rey… que luego ganaron. 

Y sí es verdad que, a pesar de la manifiesta superioridad del Real Madrid en Liga Endesa en la mayoría de las campañas de los últimos años, el F.C. Barcelona sí que ha pescado mejor en estos enfrentamientos navideños. La exhibición que dieron en los últimos días del 2015, con Justin Doellman y Tomas Satoransky como destacados (84-91) o la última cita hace dos temporadas, en 2019, con el recién llegado Nikola Mirotic destacando (20 puntos) en un día aciago del Real Madrid (83-63), mostraban que entre gorros rojos de bolita en la punta, los barcelonistas se sienten mejor. Claro, antes que en marzo… todo cambiara. 

Y el “todo cambiara” sigue coleando y, al día de hoy, todavía seguimos albergando alguna duda de si el próximo domingo 2 de enero se dispute este clásico o si toca aplazarlo, por esta nueva ola de coronavirus. Si todo parece que las bajas blancas por tal causa, se irán reincorporando y llegarán a tiempo, tras dos encuentros aplazados, podremos disfrutar una vez más, de este manjar de un derbi, un clásico, un Madrid-Barça que, entre familia y turrones, siempre adquiere un cariz especial. Que lo disfruten.

P.D.: Para los más veteranos. ¿Recuerdan el Barça-Madrid más impactante de fechas navideñas? No, no lo hemos mencionado aún. Un 22 de diciembre, Valladolid, una Copa del Rey… un triple de Solozábal… ¿les suena?