Final de la temporada regular

              Se acabó la liga regular más complicada e impredecible de la historia. En este año extraño para todos, hemos de agradecer que la Liga Endesa se pusiera en marcha y con bandas sonoras semejantes a entrenamientos, sin la percusión del público en las gradas, llegar a su conclusión. Sí, rara, pero nos hemos identificado con ella como con el resto de situaciones que hemos encarado. Que este “circo” no parase, ha sido hasta alentador para afrontar lo que nos ha venido.

                           Al margen, la extrañeza inicial de 19 equipos, de un calendario con la constante duda del ‘qué pasará’ y sorteando como en una gincana, los obstáculos producidos por este COVID. De pasar de repente a no jugar durante tres semanas, a tener jugadores de baja, a sufrir contagios por segunda vez. Calendario en el que no se igualó el número de partidos hasta el final, con la dispar suerte que han tenido, por ejemplo, Movistar Estudiantes y RETAbet Bilbao Basket, mientras un equipo jugaba dos encuentros a otro aún le faltaban cuatro. Entre tanto, los caprichos deportivos han estado a la orden del día. Y en Endesa Basket Lover vamos a hacer un rápido repaso de ellos, individualizándolos en los 19 equipos:

 

REAL MADRID: Enorme y sobresaliente mérito el suyo con 34 victorias y tan solo 2 derrotas, tras sufrir de forma escalonada la baja de 3 de sus 5 titulares habituales. Los jugadores dirigidos por Pablo Laso han sido quienes han vivido más en primera persona los caprichos de una NBA que, de cara al resto del mundo, quizás se vea como avariciosa. Facundo Campazzo y Gabriel Deck, junto a la lesión inicial de Anthony Randolph, no han hecho que los blancos flaqueasen más que en 2 derrotas en casa, ante el Barça y Valencia Basket. Todo lo demás, triunfos. Su fuerza mental para afrontar complicadas situaciones tras llegar de Europa, donde sí sufrió más magulladuras, ha sido enorme para competir en ACB.

Veremos cómo culmina la temporada sin Trey Thompkins tampoco, sustituido por la mayor sensación en ellos, Usman Garuba, forzando a Walter Tavares por necesidad, hasta el máximo, hasta donde ha podido. La incorporación de Abalde muy positiva y la de Alocén, algo más irregular. Aunque de este, ya verán el año que viene, ya.

 

BARÇA: Con dudas (y 2 derrotas) al principio, era normal que necesitasen acoplarse a una nueva filosofía, la de su nuevo entrenador Sarunas Jasikevicius. Eso sí, en febrero y con su marca en el título de Copa del Rey, parecía que ese proceso estaba más que culminado. Jugando con el dinamismo requerido, con Brandon Davies extraordinario (como confirmó en los cuartos de final de Euroliga), el plantel parecía engrasado bajo la batuta del fichaje Nick Calathes.

              De los 20 partidos jugados en 2021, solo una derrota, en casa, ante el Real Madrid, demuestra llegar también al sobresaliente. Cory Higgins se subió al carro del estrellato, vimos la evolución de Leandro Bolmaro y todo ello, liderado por la finura y la enorme capacidad para jugar a baloncesto de Nikola Mirotic. A pesar de no contar durante muchas fechas con Víctor Claver, el segundo curso de Alex Abrines llega al notable, como el de Kyle Kuric. Olvidado el asunto Heurtel, su asignatura de ir acoplando a Pau Gasol, sigue en su proceso.

 

LENOVO TENERIFE: Como recordaba Txus Vidorreta, que los tinerfeños hayan llegado a la tercera posición final, donde casi siempre se mantuvieron, a base de ganar el 75% de sus encuentros, tiene para ellos un valor incalculable. Nunca llegaron a semifinales y ahora poseen una ocasión histórica. Crearon una columna vertebral con un cerebro, Marcelinho Huertas y estirando la médula hasta el otro extremo con Giorgi Shermadini. Entre dos estrellas como ellos, la mejor pareja del campeonato, una amplia gama de colores y servicios al equipo. Porque Fitipaldo, Doornekamp y Salin venían con los credenciales de tener puntos y bien que lo han corroborado. Y miren que cuando no eran lesiones de Yusta, eran de Butterfield o de Bogris.

              Han dado confianza y casi ‘redescubrir’ dos jugadores cuya aportación ha sido magnífica, como Sergio Rodríguez y sobre todo Fran Guerra. Y si Tyler Cavanaugh se ha apagado este último tramo de temporada, tampoco se ha notado, porque Sulejmanovic ha subido muchos enteros también. Enormes e históricos.

 

VALENCIA BASKET: Ni sí ni no, sino todo lo contrario. La trayectoria de Valencia Basket ha sido irregular, supeditada a las exigencias europeas. Su plantilla era amplia como casi nunca y han cosechado 12 derrotas, marcado por una horrible racha allá por marzo de 5 de ellas e 6 encuentros. Por eso, a veces ofrecían todo el candor al aficionado taronja, a veces les dejaba fríos. Jaume Ponsarnau no ha conseguido que su plantel evitara estos bandazos.

              Irregulares como sus adquisiciones para esta temporada Kalinic, Hermannsson y sobre todo, Derrick Williams. En el fondo, la guardia ya consagrada han sido quienes han sacado el caparazón metálico para aguantar los malos momentos. Dubljevic, Van Rossom, Tobey, un más que positivo Labeyrie, incluyendo también a Klemen Prepelic, aunque a veces desesperase con su selección de tiro. Bien a secas, pero… ¿vieron los dos encuentros en el WiZink, tanto en Liga Endesa como en Euroliga? ¿Les vieron ganar en el Palau? Es que su límite es el cielo, siempre y cuando dejen en el olvido sus ratos oscuros.

 

TD SYSTEMS BASKONIA: Los mimbres eran los menos consistentes de los últimos años y sin embargo, su impresión ha sido buena, sobre todo en Euroliga. Sin embargo, Dusko Ivanovic tiene un importante quebradero de cabeza. Tras tres semanas sin competir por diversas circunstancias, cuando han vuelto, no son ni tan siquiera una sombra de ellos mismos, cuando llega la hora de la verdad. Esperemos que este descanso les venga bien para recuperar, porque nos hemos divertido mucho con ellos y ahora, 7 derrotas en los últimos 10 partidos (4 de 5 tras su regreso a la competición).

              A ellos hay que agradecerles el que Pierria Henry haya sido una de las alegrías de esta temporada. Una maravilla que, a su ritmo, con sus detalles, hacen de esta liga algo grande. El segundo, no menos sorprendente, ha sido la evolución de Achille Polonara, más que preocupados por su actual problema en el tobillo. Bien Peters y Giedraitis en una ‘puñetera’ posición para el rival de ser ala-pívots muy tiradores o aleros muy altos, como para no saber dónde echarles el guante. Y lo que más dudas creaba, el trío de canteranos Raieste, Kurucs y Sedekerskis, pues han cumplido más que sobrados como para garantizar la solidez del grupo, sobre todo en Europa. De notable les consideraríamos.

 

HEREDA SAN PABLO BURGOS: Unos de los que el COVID les ha atizado fuerte de verdad. Pero son unos fenómenos que en esta campaña han sabido ganar 2 Champions League, algo inédito que quedará para la historia. Joan Peñarroya es un fenómeno que ha sabido exigir lo mejor a su grupo. ¿Un abanderado? Jasiel Rivero. Ha sido extraordinaria su campaña. Ha dado un rendimiento para muchos impensable, con un marcado carácter ganador. Vítor Benite, otro virtuoso en el tiro exterior, que también ha estado inconmensurable.

              Se puede ver la radiografía de su temporada en los resultados. No es lo mismo comenzar con un récord de 8 victorias y 3 derrotas que, cuando comenzaron con los problemas de esta maldita pandemia, han finalizado la liga regular con tan solo 4 triunfos en las últimas 10 jornadas. Y ese pueda ser el mayor motivo de preocupación. Da esperanzas que tipos como Alex Renfroe vuelvan a coger las sensaciones de los dos primeros meses o que McFadden tenga su idilio con su amigo el aro de nuevo. Olvidados males en forma de lesiones y pandemias, ellos piensan -porque es cierto- que son semifinalistas. Y a eso van.

 

JOVENTUT: Pues la Penya está aquí de nuevo. En Playoff y con toda la alegría que ha dado siempre este equipo. A la espera de la evolución de Nenad Dimitrijevic, uno de sus máximos puntales esta temporada, tras el susto del golpe fortuito en esta última jornada, el equipo de Carles Durán ha mostrado muchas respuestas a lo largo de la competición. Ante Tomic ha puntualizado que las capacidades de un verdadero hombre alto, dan enormes posibilidades. Que Ferrán Bassas sabe dirigir y ganar partidos (¿recuerdan la victoria ante los baskonistas?), que recuperado Shawn Dawson, la posición de alero queda muy reforzada en ellos.

              Otra de las grandes dudas es ver cómo evolucionará Xabi López Aróstegui, tras volver con 17 minutos el pasado domingo en Bilbao. Ha sido el punto más positivo en los verdinegros esta campaña, contundente en defensa, muy buen penetrador y con un enorme 40% en triples. Será vital en sus aspiraciones futuras. Han rozado el notable, sobre todo por su sello en el juego, tan luminoso y distintivo.

HERBALIFE GRAN CANARIA: Pocas veces hayamos tenido oportunidad de ver una temporada como la vivida por Herbalife Gran Canaria este curso. Nadie en la historia  comenzó con 8 derrotas en los primeros 9 partidos, dar una sensación de nula sintonía entre nadie, jugadores con voluntad de hacer cosas (eso siempre) pero sin ninguna brújula que les dirigiera … y meterse en Playoff con 11 victorias en los últimos 15 encuentros. Y menos aún, sin cambiar de director del banquillo. Han cambiado muchos jugadores, sí, pero Porfirio Fisac continúa y ahora sí que parece haber un hilo conductor entre todos.

              Asombroso cómo A.J. Slaughter, figura repleta de individualidades -y también egoísmo- en sus anteriores experiencias ACB, fuese la primera luz que diera por pensar que se podía creer en ellos, anotando con soltura. Shurna, Costello, Okoye y Albicy entre otros han vuelto a obtener toda la credibilidad que poseían de anteriores cursos, con su peculiar baloncesto. Y añadan la positiva evolución de Olek Balcerowski, que con sus 2,16 ha sabido ser importante en las zonas, así como Khalifa Diop entre un equipo que basaba muchos éxitos en el juego abierto y los triples. Son impredecibles y eso es lo mejor que se puede decir de ellos.

 

MORABANC ANDORRA: ¿Los más castigados en todo, de esta temporada? Increíble pensar que hubiese jugadores que se contagiaron dos veces por COVID. Más increíble era ver su parte de bajas cada partido y en los encuentros en su recinto, la interminable hilera de lesionados. Pero lo más increíble es que, tras dos severos parones, todas las repercusiones y daños colaterales que eso supone de falta de ritmo y calendarios cargadísimos a su vuelta, han sabido salir adelante.

La temporada de los de Ibon Navarro es de chapeau. Cuando parecían desahuciados y hartos de adversidades, ‘les da’ por ganar partidos y aspirar al Playoff con un ‘rush’ final increíble. Cinco victorias en los últimos seis encuentros, con el solo traspié en Badalona, que les ha impedido clasificarse para Playoff. Incluso cuando por primera vez, la suerte parecía sonreírles, llega la grave lesión de Tyson Pérez. Ha sido su ‘sino’ a lo largo de esta competición que, si ya de por sí era rara, lo suyo ha sido … nos faltan calificativos.

              De verdad, hay que pensar que lo de Clevin Hannah es para catalogarlo como una estrella de esta liga. Lideró un gran núcleo, a pesar de las altas y bajas, tirando de una capacidad de resolución en uno contra uno y de lanzamiento exterior, de bocado de cardenal. Se pega a sus defensores y en sus narices, hace su trabajo. Babatunde Olumuyiwa con músculo y potencia en la zona, Paulí en los contragolpes, la decisión de Jelinek en las últimas jornadas, los tapones de Dime -cuando pudo- y la mejoría de Jeremy Senglin, han sido argumentos como para dar muchas alegrías. Como las que mostraban, a pesar de su no clasificación para el Playoff, tras su último partido. Nadie les pudo pedir más.

 

BAXI MANRESA: Otros grandes triunfadores. Hacer la orfebrería en su juego con una plantilla limitada, ha sido de las mayores bellezas de esta 20/21. Aquí sí que lamentamos que no hubiese público, porque en el Nou Congost se lo hubiese pasado de cine. Es que, tenía tanta lógica todo lo que hacían sobre la pista…

              A pesar de estar muy castigados por las lesiones, sin su batuta Dani Pérez, sin Jonathan Tabu, sin la revelación Guilem Jou durante varias semanas, ellos han seguido con lo suyo, lo de seguir un plan brillante ideado por Pedro Martínez y seguir jugando a lo que saben. Hacerlo bien. Scott Eatherton ha sido un pívot extraño, pero resolutivo, Matt Janning estando sano, es un cañonero de mucha categoría, Sajus y Hinrichs han hecho el trabajo que quizás solo ellos en toda la liga sabían que podían dar. Y por la progresión de Yankuba Sima, en una gran escuela, bien merece ponerles el calificativo de notable muy alto, porque soñar con el Playoff casi hasta el final, es de un mérito asombroso.

 

UNICAJA: Han aspirado a Playoff hasta la última jornada. De hecho, en el último capítulo, dependían de ellos mismos. Pero su actuación de este fin de semana ante el Real Madrid sea la lectura de todo un curso. Impotentes, incapaces de dar la medida esperada por ellos, sin convicción, hasta que en un momento puntual, en este caso el último cuarto, parecen volver a la vida y desplegar el enorme talento que muchos de sus componentes interiorizan. Lo mismo que les sucedió en la Copa del Rey cuando fueron un conjunto que tenían el convencimiento que podían derrotar a todo un Barça.

              Ni Luis Casimiro ni Fotis Katsikaris han sentido el regocijo del nivel que pretendían en este plantel, claramente desprovisto de juego interior con argumentos sólidos. Todo ha sido extraño en Málaga. Jaime Fernández se recuperó y regresó con su capacidad de siempre. Darío Brizuela ha sido, nuevamente, una nota muy positiva, Alberto Díaz ha tenido una gran capacidad de sacrificio como para jugar con la rodilla hecha fosfatina y cumplir. Y Francis Alonso deslumbró en las primeras jornadas, buscando un sitio que sí tiene en este equipo.

              ¿La gran sorpresa? Esta joya de Yannick Nzosa del que nadie se aventura a poner un techo, porque no parece tener límite. Que, con su lesión en las últimas jornadas y siendo un chaval de 16 años, Unicaja lo llegase a notar considerablemente, evidencia su valía, así como la debilidad en el juego interior malagueño. Porque Thompson funcionaba solo en atisbos, porque Rubén Guerrero era una apuesta demasiado arriesgada para ser el center con mayor protagonismo del plantel y porque Abromaitis, miren que siempre ha sido un seguro, esta vez no lo ha sido. Desencanto en un club que debe rehacer muchas cosas, como sus 19 derrotas (2 más que victorias) exhiben. 

 

UCAM MURCIA: Pues han cumplido y muy bien. Otro de los presupuestos bajos de la Liga Endesa y otra vez descubriendo brillantes jugadores que desconocíamos hasta septiembre y jugando a lo que deben jugar. Sito Alonso sabe muy bien lo que tiene y lo que pueden dar. Y sin sorpresas, usan el uno contra uno, la potencia en el rebote, su tiro exterior… nada que no entre en el guion.

Nos han regalado a Conner Frankamp y eso tiene mucho valor. La pena ha sido su enfermedad por COVID y que, al volver, el pobre en ocasiones no podía ni con las coplas de un ciego. Pero ha sido un regalo ofensivo para la liga. Jordan Davis, la incorporación final de James Webb III, el empuje de Augusto Lima y todo ello, bajo el mandato de Tomás Bellas en pista, les ha dado mucho y fueron argumentos como para ser atractivos a la vista. Entre todos supieron salir de un profundo bache con 9 derrotas consecutivas entre enero y febrero. Cumplidores y dando algunas alegrías a la parroquia, como la victoria ante el Barça. Más que bien.

 

CASADEMONT ZARAGOZA: Otros que supieron salir muy bien de zona de peligro. Y es que cuando se veían con 4 victorias en las primeras 16 jornadas, se daban cuenta que aquello no funcionaba. Iban cumpliendo en FIBA Champions League, pero en Liga Endesa, todo se teñía de drama. Ni tan siquiera D.J. Seely sabía reconducir la situación. Curiosamente, cuando emigró a tierras alemanas, todo arrancó y ha terminado con  tranquilidad y confianza. La que irradiaba el llegado Luis Casimiro, que han mostrado una cara amable y con optimismo de cara al siguiente curso.

              Jonathan Barreiro, Dylan Ennis, Hlinason y Nico Brussino han tenido espaldas muy anchas como para aguantar al equipo cuando vinieron mal dadas. Con la llegada de Jacob Wiley y sobre todo Elias Harris, todo ha ido teniendo mejor cara, porque sobre todo el último, es un jugador de una gran categoría. Encontraron el rumbo que necesitaban y su imagen ha sido más que agradable. Sin lesiones y con tranquilidad, parece que en la plaza zaragozana, se funciona bien.

 

MONBUS OBRADOIRO: Otra vez la congoja de las segundas vueltas decepcionantes, volvió a amenazar en Santiago. Y en esta ocasión, tal “fiebre” llegó antes. Una racha de octubre a marzo para echarse a temblar, cargada de lesiones, bajas por COVID (otro de los equipos más castigados por ello), con 16 derrotas en 18 encuentros, daban los peores augurios para el club. Si se lesionaba Pepe Pozas, más su mejor jugador hasta entonces, Laurynas Birutis y faltan respuestas en los momentos finales (increíbles derrotas como la sufrida en Fuenlabrada), pues los nubarrones eran más negros que los de la propia ciudad. Pero supieron salir. Y muy bien.

              En Endesa Basket Lover destacamos a Steven Enoch y no es para menos. Gran aportación la del pívot estadounidense para tener un referente en poste bajo como mucho tiempo ha no había. Kassius Robertson, el día que “sí” tocaba, pues a meter todos los triples del mundo y sobre todo, mantener la tranquilidad en las fechas finales del calendario para ganar y no pasar apuros finales como obligada asignatura. Es un proyecto más que consolidado, sin fisuras en sus planos, independientemente que “la bolita” entre o no, contando con el presupuesto que tienen. Pero eso da garantías de seguir en Liga Endesa.

 

URBAS FUENLABRADA: Hemos de repasar datos, pero creemos que los 25 jugadores utilizados esta temporada por Urbas Fuenlabrada, suponen un récord en la historia de la ACB. Añadan tres entrenadores en el puesto. Aún así, no han debido esperar a la última jornada para verse salvados. Fue llegar Josep María Raventós, hombre de confianza de toda la vida de Ferrán López, su director deportivo y la trayectoria final cambió en 5 victorias en los últimos 9 partidos. Suficiente. Y miren que había dudas, que un sempiterno asistente de entrenadores para dar el salto como máximo responsable… Pues salió adelante.

              Han tenido a Melo Trimble con 16,4 puntos, como tercer máximo anotador liguero y guía en ataque. La anécdota (que en un futuro no lo será) del debutante más joven en la historia de la competición, Bassala Bagayoko y muchos jugadores que en momentos determinados, han sabido aportar, sea Kyle Alexander en defensa y Cheik Diallo en la recta final, como el brasileño Leo Meindl a lo largo de todo el curso han sido leña para construir la cabaña de salvación, al menos. Todo muy extraño y poco apacible en Fuenlabrada, pero supieron salir del atolladero. Tan pintorescos ellos como para saber manejarse en ambientes así.

 

COOSUR REAL BETIS: El otro equipo andaluz también ha dejado fría a la concurrencia. Se han salvado, sí, pero con el presupuesto, las previsiones iniciales y vista su trayectoria, no creemos que lleguen al aprobado. En esta parte de la clasificación, la tranquilidad es un factor decisivo. Y con Joan Plaza parece que se logró, aunque la sensación del técnico badalonés es que no estaba convencido del juego de sus pupilos. Es más que probable que le faltase tiempo, pero todo ha sido raro en Sevilla.

              ¿Factores positivos? Pues la seguridad de James Feldeine en anotación, con 14,9 puntos y en el juego interior, la sobriedad de Ndoye. El resto, tremendamente irregulares. Jerome Randle dio algo de frescura en ataque, sobre todo en las últimas jornadas, pero Harrow, Ouattara, Kay… todos ‘a bandazos’. Se merecen un curso con menos sobresaltos, la verdad. Veremos con qué mimbres construyen este verano.

 

 

RETABET BILBAO BASKET: En ningún momento de la competición han estado fuera de los puestos de descenso, una losa muy difícil de soportar. Tan solo en una ocasión han tenido ‘la gracia’ de ganar dos partidos seguidos, hasta las cuatro últimas jornadas, donde vencieron en tres encuentros nada menos. Entre COVID, partidos suspendidos por contagios propios y de rivales, lesiones… todo ha sido aciago en ‘los hombres de negro’, que no pretendían que su apelativo fuese por su mala suerte. Alex Mumbrú las ha pasado canutas intentando sacar partido a un equipo cargado de bajas por lesiones, como el caso de Jonathan Rousselle, otro que ha jugado con el talón muy lastrado durante varias jornadas. Sin Ondrej Balvin, sin Hakanson… muchas dificultades. Un club con un presupuesto muy limitado, que incluso hasta en la penúltima jornada sufrió la baja de John Jenkins, su mayor valedor en ataque en esta recta final, le faltó puntos con claridad.

              Pero vencieron a fuenlabreños, burgaleses y badaloneses para salvarse, algo con un enorme mérito, porque ni por refuerzos ni por estado anímico parecían ser capaces de ello. Lo que hace la fe en el baloncesto. Enhorabuena por ellos.

 

MOVISTAR ESTUDIANTES: Doloroso, muy doloroso el descenso de los estudiantiles. Y aunque su primera mitad de temporada no fue para tirar cohetes, no parecían abocados al descenso. Su horrible racha final (9 derrotas en las últimas 9 jornadas, 16 derrotas en sus últimos 19 partidos), les condenó sin que tuviesen nunca un patrón claro -al menos que se viese- de a qué debían jugar. Han sido, con mucho, de las peores defensas de la liga y sin esa base, cualquier buena racha en ataque, tampoco les compensaba. La lesión de Jackson, Gentile o la “espantá” de Barea eran erosiones que han sufrido y no han sabido desquitarse.

              Cierto es que la plantilla era extraña, con mucha descoordinación, con buenos anotadores como Avramovic y Roberson, pero poco equilibrio, por lo visto entre todos. Es, también por desgracia para ellos, algo que venían ‘luciendo’ en temporadas precedentes, que salvadores como Edwin Jackson, el propio Gentile o Landesberg lograban evitar con su enorme talento ofensivo, como faros casi únicos. Ni Jota Cuspinera, hombre de la casa, ha sabido sacar esperanza de un equipo que no funcionaba. Ángel Delgado ha sido una alegría muy efímera, pero poco más. Presente sombrío en un club histórico, esperemos que el futuro sea más halagüeño.

 

 

ACUNSA GBC: El equipo con mayores carencias, hecho a la carrera en los últimos días de pretemporada, bien que lo ha pagado. Si su referente inicial, Jaime Echenique, se lesionó y tan solo pudo disputar 18 partidos, poco más acertado se ha añadido en el cuadro de Marcelo Nicola. Tuvieron buenas rachas, el triple de Mike Carlsson ante Lenovo Tenerife quedará para la historia de este curso, pero siempre sobre su cuello, la amenaza de un descenso que cuajó, por desgracia, finalmente para ellos.

Dino Radoncic ha mostrado madurez y buenas actuaciones. Viny Okouo también ha dado un paso adelante, pero han sido argumentos insuficientes. Acunsa GBC sigue moviéndose en ese terreno de ser demasiado poderosos para LEB y les falta un paso para asentarse en Liga Endesa. Veremos cuál es la historia que escribirán a continuación.