El momento Basket Lover de la jornada: el brillo de Dylan Ennis en el Palau

              Fueron 27 puntos anotados por el escolta de Casademont Zaragoza en la visita de su equipo a Barcelona. Resultó ser infructuosa, debido a la victoria del Barça (107-88) en una gran actuación ofensiva, pero que fueron números de otra época.

              Dylan Ennis pareció ser por momentos el dueño, mayordomo y chófer en la casa aragonesa, pues sus 27 puntos fueron materializados en los 3 últimos cuartos, con lo que suman aún más su valor añadido. En los 04:47 que actuó en el primer período, un intento fallido de 2 puntos y otro triple, sin tiros libres, fueron todo su bagaje ofensivo. Aunque no importaba, porque sus compañeros estaban en vena de aciertos, con 11 de 16 en tiros de campo para llegar al empate a 26 y la sensación en los locales que tocaba remangarse ante un rival de altura. A partir de ahí, en Casademont Zaragoza se les apagó la luz y brillo, teniendo que decidir nuevamente, “el de siempre”.

              Ennis, totalmente apoderado por el espíritu y los números de americanos que rondaban nuestra liga en los ochenta, a partir del minuto 10 de partido logró un alucinante registro de 9 de 13 en tiros de campo (2 de 4 en triples) y 7 de 7 desde tiros libres, en menos de 24 minutos que disfrutó sobre el parquet. Sorpréndanse más aún: en los 3 últimos cuartos, mientras que él se fue hasta los 27 puntos, sus compañeros consiguieron 35 puntos tan solo. Y no es que fuese el “chupón de la jornada”, aclarado ya en este artículo por sus grandes porcentajes en tiro. Simplemente, fue su vano intento por mantener al equipo a flote, mostrar todo su repertorio, porque el resto se quedó en 12 de 29 en tiros de campo (con 4 de 14 en triples) y 3 de 5 en tiros libres. Demasiado escaso.

              Anotó canastas con su espectacularidad habitual desde todas las distancias y todos los formatos, evidenciando que es uno de los iconos de nuestra Liga Endesa, por su alegría en el juego. Por encima que sea un competidor y un talento ofensivo como pocos, adornado con su estética entrando a canasta, arrancadas para acabar en bandejas rodeado de contrarios o triples desde el horizonte, es alguien que inspira optimismo y alegría, en el aficionado y en el deporte en sí. La misma que transmite con su sonrisa permanente. Disfruta el baloncesto y está encantado con dedicarse a esto. Cada día.

              Sí, vimos a Bolmaro firmando su jugada espectacular habitual de cada jornada, al talento de Mirotic y el acierto en el tiro de Hanga. Pero Dylan Ennis nos volvió a encandilar a todos con su gran actuación, ante la atenta mirada de Pau Gasol cerca del banquillo. Sí, todavía existen jugadores foráneos responsables de anotar tal carro de puntos, como cuando él decidía en las pistas ACB hace 20 años. Hay casos y talentos que no cambian con los tiempos.

HISTORIAS BASKET LOVER: LA VALL D’UIXÓ