Real Madrid – Valencia Basket, una (semi) final anticipada

En la Copa del Rey no hay platos fuertes porque la competición, su formato y su imprevisibilidad son la estrella. Sin embargo, poder contar con un enfrentamiento de calibre EuroLeague en primera ronda es todo un privilegio para el aficionado. Es el caso del Real Madrid – Valencia Basket que cerrará la jornada inaugural en el WiZink Center; un choque de superpotencias en el que puede pasar de todo.

¿Quién dijo cambios en Madrid?

El Real Madrid arrancó la campaña con alguna turbulencia en su juego, a lo que hubo que sumar el adiós anticipado de Facundo Campazzo. El base argentino fue calidad y carácter en la capital, la historia de aquel chico sacrificado y trabajador que terminó por dominar cada faceta del juego -normal que genere sensación de malestar el runrún de la prensa con su marcha a la NBA.

Hubo un momento que en el que las dudas parecieron conquistar a los blancos, pero si hay algo que ha definido a Pablo Laso en su etapa en Madrid es una capacidad innata de competir. Todos los jugadores entienden a lo que el técnico quiere jugar y ellos ejecutan desde su calidad porque han aprendido, junto a Laso, que ganar es algo más que meter un punto más que el rival. Da buena muestra de ello que tres de los cinco mejores récords en la historia de la Liga Endesa tras los 20 primeros partidos son suyos, 19-1 en esta temporada.

Más allá de los fríos datos, la evolución del equipo sigue los cauces deseados a su llegada a la Copa. Al necesario descaso de Rudy Fernández y Sergio Llull, que estarán en esos momentos importantes de la temporada, han dado un paso al frente Causeur y Thompkins, mención especial a la temporada imperial de Tavares. Una transición en los protagonistas del éxito continuado que la acompaña el crecimiento de Usman Garuba y Carlos Alocén. El primero suma dimensiones a su juego de veterano con solamente 18 años; el segundo está despejando la pista para alzar el vuelo.

Valencia Basket, un tapado de lujo

El Valencia Basket Club se ha topado con el actual campeón en la primera ronda, un peaje a pagar a media temporada después de un inicio irregular en Liga Endesa. Los hombres de Jaume Ponsarnau sufrieron al mejor Madrid en las semifinales de Copa del Rey de 2020 después de tumbar a un Barça favorito, y en 2021 su situación no cambia mucho.

El primer paralelismo está en los resultados, evidentemente: los taronjas vuelven a no ser cabeza de serie y vuelven a enfrentarse a uno de los favoritos; el segundo, en su columna vertebral: Bojan Dubljevic. No es ninguna sorpresa ni nada nuevo, pero el montenegrino sigue manteniendo el excelente nivel de los últimos años, que no es fácil.

A su alrededor, nuevos mimbres y nuevos roles. Kalinic – Prepelic son dos puntas de espada que todavía se están afilando, pero que han demostrado la valía que se les presuponía; Louis Labeyrie está completando una temporada sensacional tras una 2019-2020 en la que ya demostró que era un jugador en el que invertir: defensor de élite en el 3-4, explosivo, esforzado y ejecutor en ataque; del mismo modo, Vanja Marinkovic ha dado un paso al frente en la anotación y Sam Van Rossom, desde su experiencia, ha potenciado su rol de líder. Un compendio de viejas y nuevas caras que siempre aspira a todo.

CONSULTA LOS HORARIOS DE LA COPA