Ivan Paunic: Una, dos y casi  tres etapas en Fuenlabrada

Uno de los jugadores más apreciados en la última década en Fuenlabrada este Ivan Paunic, un afilado alero serbio que cumplió dos etapas en la ciudad madrileña y casi una tercera, ya que hace bastante poco, a finales de 2019, estuvo entrenando con el equipo durante una semana para demostrar que estaba en forma. Lo hizo, pero cuando recibió la oferta del club, la rechazó.

Paunic tiene muy buen cartel a nivel internacional y ningún escrúpulo para tener la maleta dispuesta para ir de acá para allá si surge un buen contrato. Nacido en Belgrado y alimentado en la cantera del Partizán, ha jugado en un buen número de países más y menos cercanos: Montenegro (Mornar Bar y Buducnost), Bélgica (Oostende), Grecia (Aris), Italia (Virtus), Azovmash Mariupol (Ucrania), Kazajistán (Astana), Turquía (Tofas), Irán (Chemidor Tehran) y Rusia (Lokomotiv Kuban, actualmente), además de en tres clubs serbios (Partizán, dos etapas en el Mega y  Vojvodina). Es curioso que en ningún sitio haya superado los 12,7 puntos que alcanzó en el Fuenlabrada en la 2015-16.

A eso le suma su internacionalidad, llegando a disputar dos Eurobasket (2009 y 2011), un Mundial (2010) e incluso más recientemente la clasificación para la cita de China de 2019. Lo curioso es que, aunque en España se le asocia habitualmente con el ‘Fuenla’, su primer equipo fue el Gipuzkoa ya iniciada la campaña 2012-13. Tuvo entonces un tono discreto que luego fue mejorando en sus años en la periferia madrileña hasta el punto de ser un hombre muy querido por la grada del Fernando Martín.

Gipuzkoa 2012-13 (Foto: acb Photo / M. A. Polo).

Por cierto que en 2013 acudió a verle en más de una ocasión su entonces novia, la famosa tenista Ana Ivanovic. Paunic llegó a quejarse del agobio de la prensa serbia entonces: “la presión de los últimos días ha sido excesiva. Entiendo que el público esté interesado en nuestra relación, pero ahora nos están siguiendo y haciendo llamadas a familiares, amigos y a nosotros mismos. Está siendo muy molesto. Tengo que pedir que por favor respeten nuestra privacidad y la de nuestros vecinos para que cada uno pueda continuar con su vida normal”. 

En la misma entrevista en Sportskacentrala.com se reivindicaba más allá del baloncesto (“tengo dos masters, diplomas…”) y narraba su dura historia familiar.  “Mis padres se divorciaron cuando yo tenía tres años. Mi madre es mi salvadora y siempre me ha apoyado. Mi padre nos abandonó por lo que nos fuimos con mi abuela. La mayor parte de mi niñez la pasé con ella y se vino a Belgrado cuando me mudé. Mi padre político fue como mi verdadero padre, le debo mucho. Hizo todo lo que no hizo mi padre biológico. No ayudó a mi madre con una pensión para cuidar de mí. Y veinte años después cuando empiezo a ganar medallas viene y ¿quiere hablar? ¿de qué? Rechazó a su propia madre porque ella no le apoyó cuando nos abandonó. Ella se vino a vivir con nosotros. Hemos pedido dinero prestado para que pudiera sobrevivir con cinco operaciones quirúrgicas…”, contaba.

En enero cumplirá 34 años y parece que todavía tiene algo de recorrido en el baloncesto. Aquí dejó buena impronta en 117 partidos (10 puntos de media en 24 minutos con un aceptable 37% en triples).

OTROS JUGADORES BASKET LOVER: EL CAPITÁN AMÉRICA

Con Serbia (Foto: FIBA).