La NBA suspende la jornada en una noche para la historia

El retorno a la competición de la NBA sigue estando muy vinculado a la realidad social de los Estados Unidos. Un nuevo incidente racial en el que Jacob Blake, un joven negro, era tiroteado por la espalda por la policia en Kenosha, Wisconsin, ha reavivado el movimiento Blake Live Matters con el que ya empezó la liga: los Milwaukee Bucks decidieron planterse y no disputaron el partido de Playoffs en señal de protesta en un movimiento sin precedentes.

Sus rivales, los Orlando Magic se sumaron al boicot y declararon que no aceptarían la victoria en el supuesto que la NBA decidiera penalizar a los Bucks por su decisión. Seguidamente, varios propietarios, jugadores y gente del entorno de la comunidad NBA mostraron su apoyo al gesto, llegando a movilizarse para discutir el devenir de los partidos de la misma jornada: tanto el Rockets Thunder como el Blazers Lakers fueron suspendidos por decisión propia de los jugadores. Más tarde, la NBA emitiría un comunicado anunciando la suspensión de la jornada. 

Tras la cancelación, todos los equipos se reunieron para discutir sobre el futuro de la competición. Lakers y Clippers se posicionaron a favor de abandonar la burbuja y dar por finalizada la temporada, pero no encontraron respaldo entre las otras franquicias. Por el momento, el baloncesto seguirá presente en Orlando, pero tendremos que estar atentos al desarrollo de las próximas horas.