Joe Daughrity: Tiro errado en Ourense para ‘clonar’ a Turner y Armstrong

Grandes bases norteamericanos en los años 90 del Club Ourense Baloncesto: Andre Turner, Darrell Armstrong y Joe Daughrity. Bueno, no, este último no. Daughrity (a ver si lo consigo escribir bien todas las veces que lo mencione en esta pieza) fue cortado después de solo nueve encuentros en la temporada 96-97, confirmando así que no siempre se tiene un ojo atinado aunque anteriormente hayas acertado en el mismo tipo de jugador.

Lo cierto es que nuestro protagonista sí que tenía peores referencias que Turner, que al fin y al cabo había sido un temporero en la NBA incluyendo equipos míticos como Lakers y Celtics, pero no que Armstrong, cuyo balance europeo cuando llegó a Galicia se reducía a la liga chipriota. Experiencia no le faltaba a Joe. Tras ser una leyenda en los ‘high school’ de su ciudad de nacimiento, Chicago, acabó allí para jugar dos años más para jugar en una universidad de tanto prestigio como la de DePaul. Sus números no fueron la monda (6,3 puntos y 4,8 asistencias), lo que le empujó a emprender la aventura en el baloncesto FIBA en 1992.

Tuvo tan mala suerte en España que hasta escribieron mal su apellido en una colección de cromos…

Parece que se especializó en el frío. Hasta que fichó por el COB, entonces patrocinado por el Xacobeo 99, disputó las ligas de Finlandia, Eslovenia y Polonia. En esta última brilló especialmente, en el Bobry Bytom, lo que animó al club gallego, no muy sobrado de presupuesto, a apostar por él pensando que podría generar un buen impacto. Era demasiado optimista pensar que sería un Turner o un Armstrong, pero sí que lo haría mejor de lo que lo hizo.

Más que cuestión de números (9,5 puntos y solo 1,8 asistencias, que aunque entonces se fuese más exigente para contabilizarlas es demasiado poco para un base en 31 minutos de media), lo que ocurrió es que el equipo no funcionaba. De los doce encuentros que jugó Daughrity antes de ceder su puesto a Charles Byrd solo consiguió ganar tres. Uno de ellos, en la tercera jornada ante el León, fue el mejor que tuvo con la camiseta entonces morada (23 puntos y 4 asistencias en 38 minutos en pista). Algo debió olerse de que iba a ir a la calle porque en su último partido firmó sus topes negativos en puntos (3, con 1 de 8 en tiros de campo) y minutos (22) en la derrota en casa ante el Murcia.

No hay demasiado que contar sobre él posteriormente, la verdad. Se sabe que jugó en Inglaterra al menos y que tras retirarse regresó a su Chicago natal. Su perfil de LinkedIn indica que fue “obrero de la construcción cualificado”. También le localicé en Facebook y prometió responder “mañana” a un cuestionario que le envié. Pero aquello fue en 2014 y nada, pese a los múltiples requerimientos posteriores…

Imagen extraída de su perfil de Facebook