Oleksiy Pecherov: Tres partidos y 5/5 en triples de un ‘primera ronda’ en Valencia

Oleksiy Pecherov fue uno de esos fichajes temporales de renombre que suele hacer el Valencia Basket cuando necesita ayuda rápida en alguna posición. Ocurrió en el primer tercio de la temporada 2013-14 cuando las lesiones proliferaron en el juego interior ‘taronja’: Bojan Dubljevic y Juanjo Triguero estaban fuera de combate y posteriormente cayeron Pablo Aguilar y Serhiy Lishchuk, por lo que el hecho de que aceptase firmar por un mes fue bienvenido.

Quizás no dejó una huella profunda, pero lo hizo razonablemente bien. En la Liga Endesa disputó tres encuentros con resultados inmejorables (tres victorias) y él mostrándose bastante efectivo en el tiempo que estuvo en pista, descendiente a medida que se iban recuperando los lesionados. En el primero, 8 puntos en 17 minutos ante el Obradoiro; en el segundo, 10 en 14 contra el Fuenlabrada; en el tercero, 3 en 4 ante el Gran Canaria. Flojeó en el aspecto reboteador (solo 4 en total en 35 minutos), pero impresionó la facilidad con la que enchufaba de tres puntos midiendo 2,12: cinco intentos y cinco triples anotados, un 100% inmaculado.

Machacando con el Valencia Basket (Foto: acb Photo).

Algo habrían visto en él en la NBA para que los Washington Wizards le eligiesen con el puesto 18 en el ‘draft’ de 2006 por delante de jugadores como Rajon Rondo (21) o Kyle Lowry (24). Pero en aquel entonces un ‘siete pies’ que podía tirar de fuera era muy atractivo. Y eso que, nacido en Ucrania (cuando todavía pertenecía a la antigua URSS) no es que su carrera internacional hubiese resultado muy llamativa por entonces, ya que fuera de su país solamente había jugado un año en el Paris Basket Racing (11,2 puntos y 6,3).

Impresionó en una liga de verano, pero no se puede decir que triunfase en América, con solo 5 titularidades en 111 partidos y 9,4 minutos de media (3,9 puntos y 2,4 rebotes). Los dos primeros años los pasó en Washington, donde fue bien acogido por un vestuario con gente como Gilbert Arenas, Caron Butler y JaVale McGee, y el tercero en Minnesota. Hubo una broma bastante repetitiva alrededor suyo: aludir a su supuesto parecido físico con Stewie, el travieso niño de los dibujos animados ‘Family guy’.

A su regreso a Europa, tampoco consiguió un papel importante en el Armani Milano y terminó de vuelta en Ucrania en el Azovmash Mariupol, que entonces manejaba buen dinero antes del bajón que dio la liga a raíz del conflicto con Rusia. De allí venía cuando fichó por el Valencia Basket.

“Puedo aportar experiencia y energía., hacer lo que me diga el entrenador me mande. Seré flexible”, había comentado al bajarse del avión en Manises. Era 2013 y ya estaba en la recta final de una carrera que se acabó bastante pronto, con 31 años en 2016 tras jugar la liga libanesa con el Hekmeh.