Aigars Vitols: el triplista letón que terminó como diputado

Es posiblemente uno de los mejores momentos del baloncesto de Letonia desde antes que el país se viese integrado en la URSS, pero hace no mucho, en la época en la que Aigars Vitols jugó en el Fuenlabrada (temporada 2005-06) no era tan fácil  apostar por jugadores de aquella república báltica.

No solo los lituanos saben jugar en aquella zona. Bien lo demostró Vitols en la periferia de Madrid, aunque la experiencia se redujese a solo un año. Pero por lo que se puede deducir de su carrera, pareció siempre un jugador muy apegado a su tierra. Resulta realmente raro que un jugador de su nivel solamente cuente con dos experiencias fuera de casa: unos pocos partidos en el Slovan esloveno en el 2002 y los 34 completó en el Fuenlabrada tres años después.

Fijo en Letonia.

Y no lo hizo nada mal. Luis Casimiro le utilizó como ‘microondas’ del juego exterior en la segunda unidad, sobre todo avalado por una gran precisión en el tiro de tres puntos. Curioso que no fuese titular ni en un solo partido, asumiendo con naturalidad los galones ‘nacionales’ de gente como Francesc Solana o Saúl Blanco, con los que compartía la posición de escolta. Fue el mejor de la competición en porcentaje (47,3%), sin abusar tampoco del recurso (36 de 76 en total). Promedió 6,6 puntos en 20 minutos, aunque también hay que decir que no ayudó demasiado ni en el rebote (1,9) ni en el reparto de juego (1,2 asistencias). Lo suyo era ejecutar, sin muchos más miramientos.

Fuenlabrada, 2005-06.

Al ‘Fuenla’ llegó procedente del Ventspils y al Ventspils se fue después, pese a que podía haber tenido alguna oferta interesante más sobre la mesa de la Liga. También pasó por otros ‘grandes’ de su país como el Skonto y el ASK Riga. Sus dos últimos equipos fueron el Barons LMT (2009-11) y el Jekabpils (2012-13). En total ganó seis ligas y hasta un MVP de las finales. Se retiró con 37 años y mucha gloria a sus espaldas: disputó nada menos que cinco Eurobaskets consecutivos con Letonia, desde 2001 a 2009, varios de ellos como capitán. Quizás su mayor momento de gloria se produjo en el 2007, cuando dos triples suyos y un robo de balón fueron decisivos para derrotar a Croacia (85-77) y clasificarse para la segunda fase. Le faltó, claro, coincidir con Kaspars Porzingis ya crecidito.

Tras su retirada sigue teniendo una imagen pública potente, lo que ha favorecido su carrera política. En la actualidad es diputado y vicepresidente primero del Consejo del Condado de Kekava, uno de los más grandes del país. Representa a la Unión Letona-Unión Agrícola”. Anteriormente había tenido varias aventuras empresariales, entre ellas una con un toque emotivo: junto con su amigo Arthur Sternfeld se hizo cargo del pub Zebra, “el lugar donde compraba helado en su infancia”.

En la actualidad, como político.