Drazan Tomic: croata-alemán que fue de más a menos en Alicante

Sin pena ni gloria Drazan Tomic en el Lucentum Alicante 2003-04. Fue claramente de más a menos y acabó siendo uno de los damnificados dentro de una mala dinámica general del equipo. Y eso que traía un cartel de cierto prestigio, ya que, pese a su origen croata, era internacional con Alemania.

Tomic conoció la era ‘pre Nowitzki’ y llegó a tener la oportunidad de compartir pista con el mito en la selección teutona, donde totalizaría 83 partidos en la absoluta desde 1995 a 2003 (en 1999 le hizo 32 puntos a Croacia en Francia, a eso se le llama estar motivado). Precisamente recién descartado a última hora para el Eurobasket llegaba a Alicante, donde se buscaba a un exterior que pudiera suplir a un Franko Nakic que protagonizó una repentina marcha. Nuestro protagonista estuvo una semana a prueba y Luis Casimiro acabó aprobando su contratación.

En Alicante.

Era un escolta voluntarioso y esforzado en defensa. En ataque se caracterizaba por estar claramente orientado hacia el triple, al que, seguramente debido a una mecánica lenta de tiro, no se arriesgaba a no ser que lo viese muy claro. A orillas del Mediterráneo acabaron con un excelente 42% desde la línea, por entonces en 6,25 (22 de 52), mientras que de dos puntos lanzó mucho menos y bastante mal (5 de 15).

Acabó siendo devorado por los malos resultados del equipo y una aportación escasa (3,8 puntos en 13 minutos). Nada que ver con su impresionante demostración de la sexta jornada ante el Caja San Fernando (15 puntos en 15 minutos, 5 de 6 en triples). Casimiro le relegó al fondo del banquillo en la segunda vuelta, en la que apenas pisó la cancha, tapado por incorporaciones como la de Quincy Lewis.

 Con el Rhein Energy de Colonia.

Tomic pasó sus primeros años a medio camino entre Berlín y Split, donde jugó en las categorías inferiores de la mítica Jugoplastika. En el Alba fue pieza importante durante cinco años (92-97, incluyendo una Copa Korac de la mano de Svetislav Pesic), así como en el Telekom Bonn (97-2000) y el Rhein Energy Colonia (2001-03). Hasta que llegó a Alicante, solo había aparecido fuera de Alemania una temporada completa, unos meses en el Chalon en el 2001 en los que es recordado por martirizar al Valencia Basket en la ida de las semifinales de la Copa Saporta.

Al Lucentum le acabaría reclamando los impagos de varios meses, pero no debió guardar mal recuerdo de España porque mediada la 2005-06 aceptó la oferta de La Palma, que era colista de la LEB Oro. En la ‘Isla bonita’ pudo brillar un poco más (6,7 puntos en 17 minutos), aunque el bajón de su rendimiento en los ‘playoffs’ de permanencia –ganados, eso sí, ante el Ourense-­- resultó significativo. Polonia y Grecia fueron sus últimas estaciones antes de retirarse en el Braunschweig alemán en la 2006-07.

Radicado de nuevo en Berlín, su vida profesional ha estado ligada desde entonces al negocio inmobiliario. Por lo que recoge su perfil en LinkedIn, de 2011 a 2016 trabajó en su propia empresa, mientras que ahora lo hace en una llamada Gross&Klein.

En la actualidad. httpss://www.youtube.com/watch?v=0WszTaHvqp4