Baxi Manresa, cuando se pisa el acelerador

No, no hablamos de gran carrocería, que esto es Manresa. Que el Ferrari al volante lo tienen otros, aunque en el Bages cuenten con el auténtico Ferrari, Frankie, completando el nombre. En Manresa han tenido etapas de conducir un “dos caballos”, un “Seiscientos”, un “Supermirafiori” y hasta un pintón Alfa Romeo -de gama baja, claro- que optimizaron hasta el extremo, proclamándose campeones de liga.  Hoy día, los motores de BAXI Manresa rugen con mayor cilindrada, porque este verano se ha pisado el acelerador. Y el rugir viene de los despachos, rebanándose la sesera en fichajes y más tarde, trabajando en los entrenamientos.

Porque la adquisición de Pedro Martínez, uno de los entrenadores más reputados de la Liga Endesa, da para sentir cierto cosquilleo desde el arranque del motor. Y a partir de ahí, es hacer funcionar unas piezas que, vistas en la primera jornada liguera, han sido pulidas hasta dar el brillo del Nou Congost en la victoria ante Unicaja (79-69). Mejor circulación de balón, ideas muy claras y concretas, definición en los roles de sus nuevos jugadores y mostrar que, adentrándose entre tales montes, es muy difícil ganar para cualquier contrincante. Como ha sido siempre.

Jordan Davis, anotador para Manresa. 

Si Jordan Davis no estuvo muy acertado en la primera mitad (0 de 3 en los primeros 20 minutos, con su marcador particular sin estrenar), en la continuación mostró con 11 puntos (5 de 11 en tiros de campo) que puede ser el anotador espectacular que buscan en Manresa. Que William Magarity tiene una más que notable mano desde la línea de tres (tendremos que rescatar en Endesa Basket Lover algunos vídeos de su padre, internacional sueco, enfrentándose a la Selección Española) o que el joven argentino -de pasaporte polaco- Juan Pablo Vaulet cuenta con el tesón típico de su país y un futuro brillante. Para la afición manresana era reconfortarte ver escenas en tiempo muerto en el que Pedro Martínez impartía instrucciones a Eulis Báez y Dani Pérez, ambos en la misma sintonía de entendimiento de juego que su entrenador. Pero por encima de todo, la noche del debut de BAXI Manresa y su triunfo ante Unicaja, fue la noche de Frankie Ferrari.

 Tres triples en el primer cuarto daban una idea del tipo de jugador que ha llegado a Manresa. El nuevo base italo-estadounidense logró anotar 7 triples de 11 intentos, para un total de 25 puntos y repartir 10 asistencias. Porque no solo contaba con artillería en sus manos, sino que mostró sapiencia para repartir brillantes asistencias en cortes a canasta de sus nuevos colegas en toda su gama. “Mi padre siempre me dijo que no sería el más fuerte ni el más rápido. Tendrás que ser el más listo y el más duro” declaraba Ferrari el pasado marzo durante su último año como universitario en San Francisco, donde promedió 14,9 puntos 43,5 % en tiros de campo más 5,5 asistencias.

Ejerciendo de nuevo líder: Frankie Ferrari.

 

Ferrari mandó en la dirección, reunía en corrillo a sus compañeros, daba instrucciones y sabía comportarse como un joven líder en pista, asumiendo su recién estrenada profesionalidad en el mundo del baloncesto y entre veteranos compañeros. Y mientras, bomba va, bomba viene, como para desesperar a Luis Casimiro desde la banda en el cuadro rival, pidiendo explicaciones a sus jugadores de por qué pasar los bloqueos por detrás ante la amenaza de Frankie Ferrari. Recordemos: 7 triples en 11 intentos. “Se lo merece. Él ha trabajado mucho más duro que yo” confiesa su hermano mayor Ralph, actual entrenador de un instituto en la californiana San Mateo y soñando con serlo en alguna universidad en un futuro. “Vive, respira, duerme y come baloncesto. Eso es lo que hace. Es un loco de este deporte”. Su hermano Ralph era el encargado de recogerle los balones en las noctámbulas sesiones de tiro en el instituto “Nuestra Señora de los Ángeles”, entre doce y media y dos de la madrugada, 5 ó 6 sesiones por semana, aunque los sacerdotes rectores del instituto no lo viesen con los mejores ojos. “Había algo que me divertía en aquellas noches. Verle progresar y pensar a qué siguiente nivel de juego llegaría” era una motivación tanto de su hermano como del propio Frankie.

Pues un lujo más para la parroquia manresana, uno más para nuestra Liga Endesa. Plaza perfecta para arrancar sin la presión de los grandes, la responsabilidad de grandes inversiones. A la gerencia ahora les queda disfrutar por lo conseguido en forma de fichajes y ver a su equipo divertir y ganar, que es lo que se antoja este curso 19/20 en BAXI Manresa. Que jugadores así pisen el acelerador dan este tipo de resultados. Que sigan, que sigan.

Felicitaciones por una gran actuación