Grupo G: cuatro papeles muy determinados con Francia en modo optimista

Parecen claramente asignados los roles en este grupo, empezando por el de Francia, que sería raro que no pasase invicto a la segunda fase. Se lo puede discutir Alemania, que en un buen día de Dennis Schroeder puede ganarle a cualquiera, pero que tiene menos fondo de armario. República Dominicana y Jordania se encaminan al aeropuerto más pronto que tarde, mal que les pese.

FRANCIA: Plantilla muy completa para justificar las esperanzas

La lesión de Thomas Heurtel le puso algunos nubarrones a lo que era un panorama esplendoroso para Francia, una selección que tiene de todo y todo bueno. Y es que hay motivos para dar la campanada y espantar esa cierta ‘maldición’ que arrastran los galos en el momento de la verdad, salvo contadas excepciones como el Europeo de 2013.

Sin Heurtel, Andrew Albicy y Frank Ntilikina están obligados a un paso adelante, aunque también es bastante probable que ese súper clase llamado Nando de Colo coja a menudo las riendas del equipo. Pocos saben leer mejor el juego en el baloncesto FIBA, con el extra de que no tiene miedo a los tiros importantes cuando los partidos están calientes.  Será muy importante su conexión con Rudy Gobert. El ‘center’ de los Utah Jazz se está adaptando a lo que parece la paulatina desaparición de los grandes dinosaurios en el baloncesto: en defensa aguanta casi siempre bien los cambios y es un muro en el centro de la zona con ese tren superior prodigioso, mientras que en ataque, si es bien alimentado, suele culminar bien las acciones de ‘pick and roll’. Es un lujazo que Vincent Poirier, en pleno trayecto del Buesa Arena al TD Garden de Boston, sea su recambio. En las alas, Evan Fournier y Nico Batum llevan tiempo demostrando que son amenazas, con el segundo adquiriendo con el equipo nacional quizás un perfil más bajo que en otras ocasiones.

Francia se siente capaz de competir de tú a tú con cualquiera. Por descontado quiere ser el mejor equipo europeo (y borrar, si puede ser, a sus habituales verdugos, España y Serbia) y por el tipo de jugadores que tiene, ¿por qué no ir a por Estados Unidos?  Volver a París sin haberse subido al podio resultaría una frustración.

 

Rudy Gobert (Foto: FIBA)

 

ALEMANIA: Schroeder manda, pero hay más argumentos

Como siempre, un equipo que aúna talento y unos cuerpos despampanantes. Todavía está pendiente de la consolidación de los que vieron la última etapa de Dirk Nowitzki en la selección, pero es que no debe ser fácil cubrir el hueco de alguien de esa talla en todos los aspectos.

El nuevo líder es desde su despedida Dennis Schroeder, cuya llegada a Oklahoma el verano pasado no ha sido demasiado buena para su carrera. En Atlanta se le notaba más cómodo acaparando la bola. Ahora recuperará ese papel fundamentado en un poderío físico brutal para un base de 1,85. Tendrá que compartir galones con los compatriotas que poco a poco le van acompañando en la NBA: el escolta Isaac Bonga (22 partidos con los Lakers la pasada temporada y recién llegado a los Wizards dentro del ‘trade’ que llevó a Anthony Davis a Los Angeles) y sobre todo dos interiores versátiles y duros como Maxi Kleber (Mavericks) y Daniel Theis (Celtics). El toque ‘español’ lo pondrán uno que vuelve (Robin Benzing, a Zaragoza) y otros dos que se van (Johannes Voigtmann, del Baskonia al CSKA, y Paul Zipser, de Burgos al Bayern Múnich). Interesante será comprobar el desarrollo de los jugadores que han preferido permanecer en su emergente liga estos años.

Son favoritos para superar el primer corte, con República Dominicana como rival por el segundo puesto, y luego tendrán que hacer un esfuerzo especial si quieren seguir avanzando. Asomarse a cuartos, un exitazo.

Dennis Schroeder (Foto: FIBA).

 

REPÚBLICA DOMINICANA: Contra las decisivas bajas, imaginación y compromiso

El argumento de las bajas es recurrente en muchos equipos, pero la pregunta es especialmente inevitable en el caso de República Dominicana: ¿qué perspectiva tendrían si hubiesen conseguido convencer a Al Hortford y Karl-Anthony Towns para formar el que hubiese sido el mejor dúo de ‘4’-5’ del Mundial?

Pero no están y eso obliga a que al final el referente entre los interiores pueda ser un jugador de 37 años como Eulis Báez. Ha sido ‘santo y seña’ en Gran Canaria y cumplirá seguro en Manresa, pero sus mejores días en el baloncesto ya han pasado. Por su parte, Juan José García es otro buen ‘4’, con recursos de espaldas al aro, que ha tenido un rendimiento bastante regular en la LEB Oro con Castelló cuando ha conseguido apartar los problemas de lesiones. Las esperanzas parecen estar más centradas en lo que hagan los exteriores, jugadores de talento ofensivo que pueden volver loca a cualquier defensa en un día inspirado, como Dago Peña. Se sale de ese prototipo Sadiel Rojas, alero todoterreno queridísimo en Murcia y que aportará carácter y lucha por cada balón que pueda rodar por el suelo.

En su tercer Mundial, el partido clave será el de la segunda jornada ante Alemania. Si rompen el pronóstico y se plantan en la segunda fase los dominicanos se podrán dar por muy satisfechos.

Eulis Báez (Foto: FIBA).

JORDANIA: Cuando el éxito es simplemente haberse clasificado

Tuvo muchas dificultades para conseguir una de las plazas de Asia (7-5 de balance) y puede que el hecho de estar en China ya llene de alegría al baloncesto jordano, que solo se ha visto en estas en una ocasión anterior (23º y penúltimo clasificado en 2010).

La gran figura es Dar Tucker, un alero norteamericano que se ha distinguido durante toda su carrera por conseguir grandes anotaciones en competiciones de segunda fila. Su momento de gloria fue en 2015, cuando igualó el récord de 58 puntos en un partido en la entonces denominada NBA D-League. Más allá de eso, su hábitat natural han sido las ligas latinoamericanas (especialmente aprovechado en Argentina con San Lorenzo) y de Oriente Medio, donde ha tenido el enorme protagonismo atacante que se le reserva con la selección de Jordania. En cuanto a los nacidos en el país, los únicos hombres de cierto relieve son Zaid Abbas, veterano exterior (35 años) que ha pasado varios años en la liga china, y Ahmet Duverioglu, un 2,13 que ha visto desde el banquillo la mayor parte de los partidos del Fenerbahce las tres últimas temporadas.

Irse con una victoria o tan siquiera una derrota ajustada sería una sorpresa. Dar un susto a alemanes o dominicanos no parece probable, pero a 40 minutos ya se sabe…

Dar Tucker (Foto: FIBA).

 

Calendario:

Jornada 1 (1 de agosto):

10.30: República Dominicana-Jordania

14:30: Francia-Alemania

Jornada 2 (3 de agosto):

10.30: Alemania-República Dominicana

14:30: Jordania-Francia

Jornada 3 (5 de agosto):

10.30: Alemania-Jordania

14:30: República Dominicana-Francia