Fran Dosaula: La exquisita técnica del barcelonés-gallego nacido en Alemania

Un pequeño ‘clásico’ de los 80 este Fran Dosaula, también llamado a menudo Paco Dosaula. Alternó su baloncesto entre Cataluña y Galicia, aunque en realidad es nacido en Colonia por cuestiones familiares. Fue de los pocos ‘treses’ de 2,00 o más de la época y además estaba dotado de una excelente técnica individual. Un tipo siempre cumplidor sobre la pista.

Uno de ellos fue el sorprendente ascenso de La Salle Bonanova a la Liga Nacional en 1981. Era un colegio barcelonés que recopiló a una generación de grandes jugadores que acabó siendo importante en la ‘clase media’ del basket nacional (Luis Blanco, Pepe Collins, Jordi Puig…). Dada su modestia a nivel económico, aquella aventura en la máxima categoría solo duró un año, pero el hito quedó ahí y lanzó varias carreras a nivel individual como la de Dosaula, que disputó las tres primeras Ligas ACB con el Cacaolat Granollers (83-84, 84-85 y 85-86). Normalmente tenía a un americano como rival en su puesto, lo que limitó bastante sus minutos.

Cromo en la temporada 84-85 con el Cacaolat 

En 1986 se marchó al Feiraco Santiago en lo que sería el inicio de su idilio con Galicia, solo roto ya hasta el final de su carrera por un año en el Ten Sur canario. En el ‘Obra’ conocería tres etapas distintas en Primera B, un dato del que solo puede presumir él según la web El Obra tiene historia. Ahí se citan dos frases sobre él de antiguos compañeros que hablan sobre su forma de jugar: “Vaya finta, y qué manera de mover los pies en la zona” (Tonecho Lorenzo); “El bailarín del parquet, la finta de tiro más efectiva que he sufrido” (José Luis Ferreira).

Hasta tuvo tiempo de despedirse de la ACB con un breve contrato en la 90-91 en el Breogán sustituyendo a José Manuel Cabezudo. En total fueron 79 partidos bajo el formato de la nueva liga y un promedio de 2,8 puntos en 13 minutos en pista.

Al final hasta se quedó a vivir en Santiago. En La Voz de Galicia le preguntaron por qué: “Por el encanto de las compostelanas. Son melosas, muy cariñosas, celosas. Así somos presas fáciles. Vengo de Barcelona y ahí para ligar tenías que hacer un máster. Hay más recelo. Aquí hay más naturalidad y fluidez, me acogieron con cariño y hallé amistad”, respondió. En la misma entrevista (toda una rareza porque no le agrada demasiado hablar de sí mismo) se cuenta que su actividad diaria está vinculada “a la sanidad y el comercio”. También ha ejercido como comentarista radiofónico en partidos del Obradoiro. Es curioso que el club compostelano tuvo que saldar con él en 2009 una deuda que estaba pendiente durante casi 20 años para poder certificar su ascenso a la Liga Endesa.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En la actualidad (Foto: La Voz de Galicia).