Ivan Zoroski: Tremenda calidad que solo se intuyó en un Valladolid necesitado

Podría caerse fácilmente en la tentación de pensar que Ivan Zoroski fue importante en la permanencia del Grupo Capitol Valladolid en la temporada 2006-07: llegó en Navidad en sustitución de Hurl Beechum a un equipo con problemas que finalmente consiguió ‘salvar los muebles’ en aquel triple empate con Lucentum y Menorca que terminó condenando a los alicantinos. Pero no: Zoroski dejó a todos fríos en su única experiencia en España.

En Valladolid 2006-07.

Este base-escolta serbio de 1,95 fue uno de esos jugadores de los que se espera mucho, demasiado, y acaban no cumpliendo tanta expectativa, por muchas oportunidades que les den. En Pisuerga evidenció esa contradicción: un tipo de una calidad excelsa, elegante al máximo y con ramalazos de genio que, sin embargo, carecía de la más mínima continuidad.

El resultado fue que en los 12 partidos que disputó se quedó en unos promedios discretísimos de 4,3 puntos en 10 minutos en pista, incluyendo un 26% en triples bastante mejorable. Solo en un par de encuentros rebasó los 15 minutos en pista y en ninguno de ellos logró la decena en anotación. Por si fuera poco, en un momento decisivo fue baja durante tres semanas por una rotura fibrilar. Pero nadie pareció echarle mucho de menos ese tiempo. Bajo el mando de Javier Imbroda, se ganaron los partidos justos para salvarse milagrosamente en la última jornada, pese a la derrota en Barcelona (7 puntos en 12 minutos para nuestro protagonista).

Zoroski, nacido en Belgrado, se dio a conocer en el Zeleznik y llegó a estar cerca de ser seleccionado por la absoluta de Serbia, con la que sí ganó el oro en la Universiada de 2001. Muestra de sus posibilidades fue su fichaje por el Olympiacos en 2004, si bien duró menos de un año en El Pireo. Le buscaron salida primero en el Charleroi belga y luego en el Dínamo de Moscú. Su llegada a Valladolid hay que interpretarla en el mismo contexto de intentar relanzar a un jugador de indudables posibilidades.

Sí tuvo un papel más consolidado, al fin, en el Panionios (2007-10), ejerciendo en buena parte el papel de líder que se le había demandado durante mucho tiempo. Y pasó la recta final de su carrera en Italia con el Sutor Montenagrano y el Reyer Venezia, su último equipo en 2013, con 34 años.

Sigue muy vinculado al baloncesto: se sacó la licencia de agente FIBA y recientemente ha fundado su propia empresa, Triple Double Sports Management, en la que intenta transmitir su experiencia en las pistas representando a jugadores. De momento, sus clientes no son especialmente conocidos. Destaca quizás el internacional francés Charles Kahudi. Dusan Sakota, Dejan Kravic, Paris Lee, Maxime Ross, Julian Wright o Antonio Campbell son otros de los nombres que aparecen en su web. También representa al prestigioso Dragan técnico Sakota.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Imagen actual, como agente de jugadores.