10 MOMENTOS, 10 (de las semifinales)

 

1.- Seis partidos de semifinales para dilucidar quiénes serán los finalistas. Real Madrid y Barça Lassa, tres años después, se verán las caras en el último duelo. Pero y hasta que eso ocurra, nos deleitaremos con unas de las mejores fotografías de la última semana, con los cuatro protagonistas en liza. Comenzamos con esta imagen de Jeff Taylor para dejar rienda suelta a la imaginación.

 

Jeff Taylor

 

2.- El primer partido en el Palau Blaugrana fue algo así para Barça Lassa ante Tecnyconta Zaragoza (101-59). Les salió todos a los azulgranas. Robos, 10 en total, con la finalización de mates como este de Adam Hanga. De cuando sale todo y al rival, nada. Esa fue la historia del partido.

Adam Hanga

 

3.- Semifinales son semifinales y ahí se llega por muchas causas. Una de ellas, porque hay que entregarse más que nadie. En el segundo encuentro en el Wizink Center, Valencia Basket sorprendieron en los primeros minutos a los blancos, dando una imagen muy diferente a la del primer choque. Eso sí, el Real Madrid, con una locura de triples (12/23) sacaron renta suficiente para llevarse el 2-0 al morral (79-66). Fue el día en el que Sergio Llull volvió a desmelenarse, a ser nuevamente él.

 

Pugna por un balón

4.- Y más dura fue incluso la oposición de Tecnyconta Zaragoza en el segundo capítulo del Palau. De hecho, tan solo les faltó algo de punch en el último cuarto, traducido en más frescura, más banquillo y un pelín más de acierto. Pero que jugaron fantásticamente al baloncesto, a pesar de la derrota (76-70). Por Barça Lassa, se mostró siempre firme, nunca perdió la cara al choque y volvió a ser encumbrado por un jugador que, a la hora de la verdad, en los momentos más comprometidos y decisivos, florece: Thomas Heurtel, con 21 puntos en poco más de 23 minutos, desestabilizó la contienda.

 

Víctor Claver

5.- Qué fácil es jugar y encestar en la canasta de minibasket, ¿verdad? Walter Tavares se lo pasa bomba. El caso es que viendo a Joan Sastre allí, tan abajo, da que pensar. A lo mejor no es de minibasket.

 

Walter Tavares

6.- Disputa por el balón con Singleton y Hanga haciéndose con su posesión. El Palau volvió a ser territorio inexpugnable. Los maños, en este caso Nacho Martín y Reinaldas Seibutis, a la desesperada por un balón que no les llegó. 

 

Singleton, Hanga, Martín y Seibutis

7.- Lo decíamos. Tres triples casi consecutivos que dieron al Real Madrid la marcha en el segundo enfrentamiento en Madrid y a él, la reconciliación con su baloncesto: el de las “mandarinas”, arranques de tiros imposibles y acierto máximo. Y él es el primero en celebrarlo, porque toca.

Llull y Laso

8.- Javier Justiz parecía un patito feo al llegar a nuestra competición. En Zaragoza sabían lo que fichaban y era cuestión, quizás, de mostrar lo que puede ser capaz de hacer. Por haber empezado tarde al baloncesto (aunque ya se inició con 7 años, todo con tal de saltarse clases en el colegio), tiene ramalazos de inexperiencia. Sin embargo, en el tercer choque disputado en Zaragoza, fue un pívot dominante, de los de toda la vida, de los de marcar diferencias: 24 puntos en 22 minutos, 10 de 13 en tiros de campo, 9 rebotes y ese incomparable toque para lanzar sus tiros, que nadie más tiene con su pureza, para liderar a los suyos y despedirse de esta mágica temporada con todos los honores. 81-96 fue el marcador final y 3-0 en la eliminatoria para los azulgranas.

Javier Justiz

9.- Anthony Randolph capturando el balón con el antebrazo para sacar un contragolpe. En La Fonteta, el Real Madrid puso mucho orden, excelencia física y gran aportación de su gente de perímetro, con la compañía interior de Ayón y Randolph, precisamente. Cinco jugadores por encima de los 10 puntos y sangre fría en los momentos importantes para adquirir el pase hacia la final (78-85). Los blancos, a por otro capítulo. Valencia Basket, diciendo adiós a una notable campaña con el título de la Eurocup y las semifinales en el bolsillo.

Anthony Randolph

10.- Sirva esta fotografía como despedida a la temporada de Tecnyconta Zaragoza. De la mano de su mejor hombre, Stan Okoye, quizás la mayor sorpresa de esta Liga Endesa 18/19, un mate cargado de rabia para decir adiós a sus aficionados, entregados con un equipo que les ha obsequiado con un gran regalo. Inesperado regalo, por otra parte. Que Zaragoza vuelva a la élite, es bueno para ellos. Que un club así pise la élite, es extraordinario para la Liga Endesa.

Stan Okoye