Darjus Lavrinovic: Inicio explosivo como madridista, pero…

Fue de más a menos Darjus Lavrinovic en su única temporada en España, la 2009-10 con el Real Madrid. Al principio emergió como una presencia refrescante en aquel equipo siempre a trompicones de Ettore Messina, pero después se fue mimetizando con el ambiente general. No continuó, pero después ha acabado protagonizando una muy buena carrera, paralela pero no simétrica a la de su hermano gemelo Krystof, al que en 2014 vimos en Valencia. Nunca se sabrá exactamente qué hubo de aquel asunto de violación por el que ambos terminaron en la cárcel cuando eran promesas: se dio la rara circunstancia de que la denunciante se acabó casando con Darius. Ricardo González lo intentaba explicar en As aquí.

Solo un año en el Real Madrid 

Intentando pasar página de este episodio, el Lavrinovic madridista promedió 9,5 puntos y 4,2 rebotes en 18 minutos. Era grande (2,12), duro y con buena mano, así como con el clásico conocimiento del juego de todo lituano. Su madurez resultaba indiscutible (29 años) cuando se anunció su incorporación, procedente del Dínamo de Moscú. Anteriormente había pasado por Alita Alytus, Unics Kazan y Zalgiris, al que terminaría regresando. También firmaría buenos contratos en Fenerbahce y CSKA y pisado ligas menos potentes como la italiana (Reggio Emilia) y la ucraniana (Budivelnik). El próximo 1 de noviembre cumplirá 40 años y puede que lo haga en las pistas, ya que sigue dando guerra en el Prienai de su país… al lado de Krystof.

En Madrid lució al principio, aprovechando que tuvo más minutos por las ausencias de Felipe Reyes y Van der Spiegel. Especialmente recordados fueron los 49 de valoración que consiguió en la jornada inaugural de la Euroliga ante el Khimiki (32 puntos y 11 rebotes). Luego se diluyó bastante, con la eliminación en las semifinales ligueras ante el Baskonia como despedida.

Y eso que en una de sus primeras entrevistas, en Gigantes del Basket, proclamaba que intentaba “centrarse en lo que pasa en la cancha sin pensar en lo externo del juego para no distraerme. No sé si eso es ser un jugador frío, porque me gusta demostrar carácter. Y creo que lo tengo, pero es mejor no preocuparse por esas cosas”. Otro factor su probable distanciamiento de Messina, por mucho que al principio dijese que era “una ilusión que motiva” jugar para él. El club tenía la posibilidad de renovar su contrato unilateralmente y descartó hacerlo.

¿Quién es mejor de los dos gemelos? En 2009, Darjus contestaba que ambos tenían “muchas diferencias en nuestro juego y también algunas similitudes. A mí me gusta titular, pero trato de aportar todo lo posible en el rebote y en defensa, e intento ser un jugador completo. Mi hermano tiene muchas de mis características, pero creo que su rango de tiro es mayor. Es muy bueno en los triples”. Hubo un momento inédito aquella temporada: habían pasado tres jornadas de la Euroliga y ambos ocupaban los dos primeros puestos en la clasificación de valoración. Krystof andaba por entonces en el Montepaschi Siena. Curiosamente, hasta aquel año no se enfrentaron uno contra el otro en partido oficial.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En la actualidad.