Mucho buen partido y un cambio de líder

1. Uno para enmarcar

106-109. Si, está bien escrito. 106-109. Esta maravilla de marcador lucía en La Fonteta, después de cuarenta minutos de homenaje al baloncesto ofensivo por parte de Valencia Basket y CAI Zaragoza. Y pudo ser aún mayor, pues Sato tuvo un triple bastante cómodo a falta de 3 segundos, que hubiese llevado el partido a la prórroga y los guarismos vete tú a saber donde. Está claro que no se llega a estos números sin actuaciones extraordinarias, como la de Pau Ribas, primer jugador en ¡9 años! que mete 20 puntos y da 11 asistencias. O la de Pablo Aguilar, que se cascó un partidazo acorde con el talento que tiene y que le está costando enseñar con regularidad. Ambas no sirvieron para el objetivo principal, la victoria, porque el CAI, sabiamente conducido por Llompart (10pts/9 asist.) vio muy buenas versiones de casi todos, en especial Goulding, Jelovac y Robinson. Confirma una vez más el equipo maño que tiene un estilo de juego agradecido, a la vez que capaz de competir en las canchas más exigentes. Aunque unos se fueron contentos al vestuario y otros contrariados, la enhorabuena debe ser para todos.

– La crónica de Iturriaga

2. Y dos más para cambiar al líder

Tal como están las cosas entre Unicaja y Real Madrid, separados por un suspiro, cada semana se pone en juego el liderazgo de la Liga Endesa. El asunto no resulta baladí, pues aunque ahora puede parecer secundario, en Junio todos daría un brazo (exagerando un poco, que los necesitan para jugar) por contar con la ventaja de campo. Los malagueños estaban aguantando bien la racha del Madrid, que no han perdido en todo el 2015. Tampoco lo hizo en Badalona, donde sesteó en el primer tiempo, reaccionó en su habitual tercer buen cuarto y supo manejar con solvencia el territorio de definición. Fue otro buen partido en una jornada repleto de ellos y el Joventut volvió a suponer un quebradero de cabeza para los más poderosos. Horas después le tocaba el turno a Unicaja. Y pinchó en hueso, un hueso vestido de rojo y blanco, colores de La Bruixa d´Or Manresa que logró ser el primer colista que gana al líder con la temporada tan avanzada. Unos ya no son líderes y otros ya no son colistas, pero la pelea continúa. Por arriba y por abajo.

– La crónica de Iturriaga

3. Tirador y metedor

Si en Valencia, Badalona y Manresa se lo pasaron bomba, en San Sebastián también. Uno de los responsables fue un jugador por el he mostrado en más de una ocasión mis simpatías. Es el revólver más rápido de la Liga Endesa, de nombre Alberto Corbacho. Admiro su capacidad para armar en brazo en una décima de segundo, para tirar en movimiento, para poder hacerlo teniendo el cuerpo desequilibrado pero la mano perfectamente enfilada hacia el aro. Las hazañas de Corbacho son muchas, por lo que superarlas es cada vez más complicado. El sábado lo logró en Donostia con una exhibición que hubiese firmado Stephen Curry. ¡8 de 13! en triples en 28 minutos de juego. Si tenéis oportunidad, no dejéis de ver el resumen para disfrutar con dos o tres de ellos realmente tremendos. Como les ocurrió a Ribas o Aguilar, al final su enésima lección del manual de buen tirador no tuvo recompensa (la culpa la tuvo Gipuzkoa Basket) aunque estuvo cerca del éxtasis con el último tiro en la prórroga desde medio campo que no entró de milagro. De haberlo hecho, la calle en Santiago con su nombre hubiese estado prácticamente garantizada.

– La crónica de Iturriaga