Un partido, dos en problemas y una esperanza

1. Un señor partido

La jornada dejó lo mejor para el final. En el Palacio de los deportes de Madrid, ahora Barclays no se qué más, Real Madrid y FIATC Joventut honraron al baloncesto con un encuentro espectacular de principio a fin. Salió el Madrid disparado haciendo 33 puntos en el primer cuarto, pero los verdinegros aguantaron el chaparrón y poco a poco fueron poniendo las cosas difíciles a los madridistas, hasta el punto de encender todas las alarmas al lograr nueve puntos de ventaja a mitad del último cuarto. K.C. Rivers con sus triples y Reyes con lo de siempre, sacaron adelante un partido complicado, no por una deficiente actuación colectiva, sino por la extraordinaria actuación de la Penya. Por encima del resultado, cualquier espectador se tuvo que dar por satisfecho ante el buen juego, la velocidad con la que se encadenaban las buenas acciones, la emoción y unas cuantas actuaciones reseñables como las de Kirksay, Miralles, Suarez, Ayón o Sergio Rodríguez. Cuarenta minutos electrizantes que se pasaron como un suspiro. Y es que el baloncesto, cuando se juega de esta manera, resulta hipnotizante.

– La crónica de Iturriaga

2.- Dos a los que les cuesta arrancar.

Llevamos sólo tres jornadas pero ya hay equipos que trasmiten sensaciones no muy halagüeñas. De los cuatro que no han ganado todavía, dos llaman la atención. El Laboral Kutxa volvió a perder, esta vez en Andorra (enhorabuena por su primera victoria en ACB más de 6.700 días después) y su casillero muestra un sorprendente 0-3. Con un equipo todavía irreconocible por los infinitos cambios, al Baskonia se le complica la existencia desde el principio y este fin de semana recibe al Bilbao Basket, la otra cara de la moneda con su 3-0 inicial. Para una ciudad donde el baloncesto se vive con la intensidad que se hace en Vitoria y un presidente tan intervencionista como Querejeta, la paciencia no suele ser una de sus grandes virtudes, por lo que harían bien jugadores y técnico en empezar a cambiar la dinámica, si no quieren que se empiecen a tomar decisiones en el despacho de Josean. Otro sitio donde no bajan bien las aguas es en Sevilla. Una de las grandes sensaciones de la temporada pasada, vive una realidad diferente. Lo que podía haber sido un atractivo proyecto, tuvo que cambiar por diferentes motivos a piezas básicas, desde el entrenador a jugadores claves, lo que primero es una pena y segundo pueden hacer entendible estas dificultades iniciales. De igual manera que al Laboral Kutxa, una primera victoria y sus efectos tranquilizantes comienza a ser una necesidad.

– La crónica de Iturriaga

3.- Cinco al asalto

Esta semana ha comenzado la Euroliga con nuestros cinco representantes a la búsqueda de diferentes objetivos. Para el Barça y el Madrid, no hay otro sueño ni éxito posible que levantar la copa. Unicaja buscará al menos reeditar el playoff de cuartos donde tan dignamente se comportó el curso anterior. Apuesto a que el Laboral Kutxa firmaría por alcanzar esa eliminatoria previa a la Final Four, aunque por ahora ir más allá de meterse en el Top 16 es echarle imaginación para un equipo prácticamente nuevo y en estado de construcción. El Valencia, por su parte, el único que cayó en la primera jornada frente al veterano y astuto Olympiacos, vive alborozado su vuelta a la máxima competición europea, y por potencial e ilusión, debería al menos pasar de ronda. Más allá de los objetivos de cada uno, el camino es para todos largo y exigente, plagado de obstáculos en forma de rivales y kilómetros de desplazamiento por toda Europa, que sin duda y en determinados momentos, les distraerá de las obligaciones caseras. Ahora que han echado a andar, desearles la mejor de las travesías y citarnos todos en el mes de Mayo en Madrid, donde quiero pensar que al menos uno de ellos conseguirá llegar. Si no son dos. O incluso tres, que soñar es gratis.

– La crónica de Iturriaga