Una despedida, un susto y una racha rota

1.- De traslado.

El Centro Insular de Deportes ya es historia. El próximo 1 de Mayo se inaugurará, con la visita del Barcelona, el flamante Gran Canaria Arena, nueva residencia del Herbalife. El paso es importante y saludable, aunque deja abierta la incertidumbre de su repercusión en el devenir deportivo del equipo. Gracias a una afición inasequible al desaliento y un espacio físico determinado como el del CID, con la gente muy encima de la cancha y unas condiciones acústicas muy proclives a la fuerte resonancia, viajar a Las Palmas se convirtió en un tormento para cualquier visitante. A partir de su fortaleza al amparo de su gente, el Herbalife construyó una excelente y sólida base que le permitió primero consolidar su proyecto y luego instalarse habitualmente entre los ocho mejores de la liga. Ahora, contará con pabellón nuevo, más amplio, más cómodo y más seguro, pero quizás menos intimidante para el adversario. Sea como fuera, no queda otra que felicitar al equipo y la ciudad y desear que la magia del CID no se pierda sino que simplemente se traslade de un recinto a otro.

– La crónica de Iturriaga

2.- Pierdo pero doy un susto.

La temporada del Cajasol dirigido por Aito García Reneses está siendo magnífica. Sus jóvenes jugadores van madurando, su fiabilidad aumenta, las victorias caen y ahora mismo se encuentra peleando con Laboral Kutxa y FIATC Joventut por la séptima y octava plaza deL playoff. Pero no sólo la dualidad victoria/derrota lo explica todo. El domingo, en el Palacio, porfió y compitió como casi ningún otro lo ha hecho esta temporada. La mañana espesa del Madrid, metido en importantes peleas europeas, no quita mérito a lo hecho por Satoransky, Franch, Hernangómez y sobre todo Porzingis (18 añitos suficientes para hacer un roto de enormes proporciones con sus 20 puntos en 20 minutos). Se quedaron a las puertas, pues en el terreno de decantación y definición de los partidos, el Madrid siempre encuentra el camino, pero su valentía, ambición y falta de complejos habla muy bien de un colectivo que crece y crece, de la mano del profesor más cualificado para que los jóvenes talentos progresen adecuadamente.

– La crónica de Iturriaga

3.- Ya era hora.

Eso decían los aficionados del CAI Zaragoza después de su meritoria victoria frente al Barcelona. No era para menos, pues si queremos encontrarnos con un resultado anterior así, hay que viajar hasta el 15 octubre de 1990, hace más de 23 primaveras. Mucho ha llovido desde entonces, dando tiempo a una desaparición, la posterior refundación y unos cuantos años en categorías inferiores antes de volver a la Liga Endesa. Sea como fuera, la espera terminó por lo que la alegría fue indisimulada. Lo mereció sin duda el CAI, que superó en energía y acierto a un Barça algo plano, sin voltaje y con muy mala puntería exterior (representada por ese 0 de 9 de Navarro en triples). Con esta victoria, los maños casi aseguran como mínimo el sexto puesto, que por cierto, les enfrentaría en playoffs al Barcelona. Aunque seguramente en esta hipotética ocasión, seguro que los azulgranas no salen tan destensados.

– La crónica de Iturriaga