Certezas, sensateces y futuros

1.- Clarificando que es gerundio.

Van pasando las jornadas y la clasificación de la Liga Endesa va cogiendo forma a medida que las dudas se van aclarando. Quedan suficientes jornadas para que nada sea definitivo, pero para determinadas cuestiones el vuelco debería ser tan radical que aventura a pronosticar sin riesgo de tener que comerte luego los vaticinios. A día de hoy y a falta de 11 fechas que dirían los argentinos, se puede poner la mano en el fuego sobre varios asuntos. El Madrid será, salvo catástrofe, primero y contará con la ventaja de campo durante todo los playoffs. El Valencia, con si victoria frente a Unicaja, tendrá que hacerlo muy mal para no terminar segundo. El tercero, viendo como está el Barcelona, tampoco ofrece grandes dudas, que surgen un puesto más abajo, en el cuarto, último que ofrece jugar los cuartos de final al abrigo de tu afición. Herbalife (16 victorias), Unicaja (15) y CAI (14) lo están peleando y aunque por talento y profundidad de plantilla los malagueños parecen contar con ventaja, su pelea europea otorga una ventaja a los canarios. Viendo la firmeza de los tres a la vez que la irregularidad del perseguidor más cercano, Laboral Kutxa, o la bisoñez del sorprendente Cajasol, quedarían dos puestos libres que ahora mismo no parecen peligrar para estos dos equipos, salvo la amenaza verdinegra desde Barcelona. Rio Natura bastante está haciendo con los mimbres que tiene, y lo mismo se podía decir del Gipuzkoa Basket. Sus vecinos bilbaínos andan a otras historias y el Tenerife ha entrado en barrena. Llegamos entonces con la última incógnita. ¿Quién acompañará al Valladolid en los puestos de supuesto descenso, pues luego entran en juego los despachos. El UCAM Murcia parece algo revitalizado, por lo que Tuenti Móvil Estudiantes, La Bruixa d’Or y Fuenlabrada harían bien en no despistarse. Dicho esto, me mojo con unos cuartos Real Madrid-Cajasol/FIATC Joventut, Valencia-Laboral Kutxa, Barcelona-CAI y Herbalife/Unicaja (aquí el orden podría variar). Del descenso no digo nada que luego me critican por agorero.

– La crónica de Iturriaga

2.- Apoyo oportuno.

La serenidad es un valor en sí mismo. A veces nos dejamos llevar por lo que ha ocurrido hace diez minutos y cuesta alejarse para ver la foto completa. Desde la Copa del Rey, el Iberostar Tenerife vive un calvario. Las derrotas se encadenan y aquel octavo puesto ha dado paso a un decimotercero y hay que remontarse a la primera jornada del 2014 (4/5 de Enero) para recordar su última victoria. Nueve tropezones seguidos pone a prueba una paciencia y la reacción del club ha sido una vez más la adecuada al renovar a su entrenador, Alejandro Martínez. Aparcando un poco el presente y echando la vista hacia atrás para poder observar lo recorrido, nos encontramos con un equipo que hace dos temporadas se encontraba en la Adecco Oro, que el año pasado después de un comienzo complicado tuvo un final espléndido y que hace dos meses fue capaz de meterse en el exclusivo grupo copero. Todo de la mano de Martínez, que cogió el equipo en Leb 2 hace 10 años. Este año, cuando mejor estaban, perdieron a Sekulic, MVP de la liga en ese momento. 9 derrotas pesan mucho, por eso renovar en este momento a quien sin duda se lo merece, habla mucho de una visión racional no distorsionada por la emoción puntual del presente. Enhorabuena al Ibersotar y también a su entrenador.

 – La crónica de Iturriaga

3.- El futuro ya está aquí.

El Barcelona no para de dar noticias positivas. Sigue con el rodillo puesto, ha recuperado la sonrisa, su juego convence y tiene tiempo hasta para dar foco a jugadores que no lo suelen tener encima. Si en Valladolid fue Pullen con su increíble récord de 12 triples en poco más de veinte minutos, el domingo le tocó el turno a su última perla, Mario Hezonja. Llevamos tiempo hablando de este talentazo, pero hasta esta semana no habíamos podido disfrutar de una completa demostración de sus posibilidades. Su partido ante La Bruixa d´Or fue espectacular en todas su facetas. Efectividad, plasticidad, potencia, triples, mates y su habitual descaro le llevó hasta los 24 puntos y 30 de valoración aprovechando a la perfección el hueco en minutos que dejaron las bajas de Nachbar y Abrines. Desconozco cuando se encontrará con otra oportunidad como esta, pero Hezonja hizo lo que tenía que hacer. Un “aquí estoy yo” que ha resonado con fuerza. Cuando el final de Navarro se perfila en el horizonte, eso si, aun sin determinar, Abrines y Hezonja, NBA nos libre, suponen un buen proyecto de futuro. Un futuro que el domingo se hizo presente.

 – La crónica de Iturriaga