Preparados…listos…¡Copa!

Preparados…

La Copa está ya aquí y como inmejorable publicidad, este domingo Valencia y Barcelona nos brindaron un anticipo espectacular. Para mí, lo mejor de la temporada hasta ahora. Fue todo un partidazo, con dos equipos mostrando lo mejor de su repertorio y sumando muchísimos más aciertos que errores, incluso en los momentos más calientes y decisivos. El Barcelona jugó un primer tiempo espectacular, y hasta mitad del tercer cuarto mantenía un espeluznante 80% de acierto en el tiro. Pero de repente le explotaron en la misma cara tres espoletas casi a la vez. La racha que pillaron Lafayette, Sato y Dubjlevic fue antológica, y vino más por el éxtasis que alcanzaron los valencianos que por una deficiente defensa azulgrana. Muchos de los tiros fueron de extrema complejidad, hasta el punto que llegó un momento donde parecía que con los ojos cerrados y de espaldas a canasta también la hubiesen metido. Total, 33 puntos en un cuarto, 33 puntos a todo un Barcelona. Estabilizado el marcador, ninguno dio paso atrás, sino que se seguimos disfrutando de un baloncesto valiente y ofensivo. El intercambio de canastas fue constante y todo se decidió por pequeños detalles. Dos rebotes en ataque del Valencia hicieron mucho daño al Barcelona, que aún así tuvo el empate en un triple en buena posición de Navarro. En definitiva, muy buen juego por parte de ambos, marcador estupendo con los dos equipos en noventa y tantos y gran botín para el Valencia, que prácticamente blinda su segundo puesto poniendo una distancia prácticamente insalvable ente ellos y los perseguidores.

– La crónica de Iturriaga

…listos…

Todo esto ocurrió en Valencia a cuatro días del comienzo de la Copa, donde es muy posible que volvamos, con permiso de Iberostar Tenerife y Laboral Kutxa, a ver otro enfrentamiento entre ambos. Para frotarse las manos. Y es que tengo que reconocerlo. Soy muy optimista sobre lo que nos puede ofrecer estas Copa del Rey. Aunque es verdad que el prestigio de esta competición nació de su capacidad para romper previsiones, no estoy hablando de grandes sorpresas, sino de la esperanza que me provoca el ver que son mayoría los equipos que llegan en un buen estado de cocción, lo que me invita a pensar que casi todos los partidos merecerán la pena. Empezando por el Madrid, olvidada ya la racha y centrado en empezar a recolectar títulos. Qué decir del Valencia, que con una enfermería demasiado poblada es capaz de seguir ganando. O el Barça, que llega a Málaga en su mejor momento, aunque siga dejando lo mejor para Europa. De Las Palmas aterrizará el Herbalife, siempre peleón, instalado ya con solidez en la planta noble del baloncesto español y de Zaragoza se presentará un CAI que se empeña en decirnos que lo de la temporada pasada no fue casual. A Unicaja la motivación le deberá salir por las orejas al jugarse en su ciudad y sólo Iberostar y Laboral Kutxa parecen algo desenfocados. Ahora bien, nada mejor que una Copa del Rey para cambiar tendencias.

 – La crónica de Iturriaga

…¡Copa!

Con estos mimbres, qué menos que hacer un atractivo cesto con siete partidos en cuatro días. Lo veremos y espero que lo disfrutemos a lo grande a partir del jueves a las siete de la tarde. No os lo perdáis.

 – La crónica de Iturriaga