Gerard Rubio: El ‘center’ de Cornellá

Hoy nos ‘visita’ Gerard Rubio, un pívot de Cornellá que jugó tres temporadas en ACB (84-85 y 85-86 con el Caja de Álava Baskonia y 86-87 en el Oximesa de Granada). Se ha mostrado muy contento de poder colaborar con esta página. Vamos a ver qué piensa ‘por capítulos’.

El recuerdo. “Es grato, ya que vivir de una actividad que te encanta es un privilegio. No paras de hacer amigos y visitar nuevas ciudades, asi como ser una persona querida. Fue mi vida y sigue siéndolo, ya que estoy haciendo tecnificaciones con los pívots de un club cercano a Barcelona, que es el CB Cornellá”.

Vitoria. “Fue un gran avance en mi carrera deportiva, ya que ser entrenado por Pepe Laso fue una gran suerte. Cada entrenamiento se puede decir que era un clinic. El primer año quedamos campeones del Trofeo Asociación, que luego se llamaría Príncipe de Asturias. Eso nos dio derecho a jugar el año siguiente la Copa Korac. Guardo un grato recuerdo de esta gran ciudad y de un club que me trató muy bien desde el primer al último día. Me hizo una gran ilusión cuando, hace tres años, disputé un partido de veteranos en el Palau Blaugrana, y en los vestuarios me topé de cara con Josean Querejeta. Tremendo abrazo. Era como mi padre en el equipo siempre me ayudaba (él tenia 31 años y yo 21)”.

Granada. “¿Qué vamos vamos a decir de esta gran ciudad? Es la afición que más me ha impresionado: muy leales a su equipo. Fue un año extraño para mí, ya que comencé jugando minutos con Antonio Gómez Nieto, al que cesaron en un par de meses. Tras dos cambios de entrenador más, se hizo con el equipo Iñaki Iriarte y consiguió el ascenso a A1 con el consiguiente enloquecimiento de la afición. Guardo un buen recuerdo de todos los integrantes del equipo (Nacho Suárez, los hermanos Alvarez, Javier Ibáñez…).

Subir con el Cornellá. “Actualmente trabajo en el Ayuntamiento de Cornellá, donde llevo ya la mitad de mi vida, que no es poco. Si no lo digo, reviento: una las etapas más bonitas como deportista fue en el año 1992, cuando coincidiendo con el Cornellá, entrenado por Manolo Flores, ascendimos a la Liga ACB. Era un equipo formado por jugadores vinculados al Barcelona (Fuentes, Pedrera, Almeida, Tamames, Farré…). Fue un privilegio pertenecer a una plantilla que hizo historia”.

Conexión con el Barcelona. “Me retiré con 35 años jugando en el Sant Feliu, siendo entrenado por un joven Xavi Pascual, del cual guardo un grato recuerdo. Ahora actualmente juego dos partidos semanales, uno con los veteranos del CB Cornellá y otro con los del FC Barcelona, al que tengo que agradecer cinco años de formación. Son dos clubs importantes en mi vida: uno me formó como deportista y persona y el otro es el equipo de la ciudad en la que nací y donde juegan mis dos hijos.

‘Loco’ de la bici. “Soy un fanático del ‘mountain bike’, que practico todos los domingos y algún dia entre semana. Es una actividad que me tiene el corazón “partío”, como dice la canción, con el baloncesto”.