Dos que no estaban, dos que languidecen y uno que ha dado un salto

1- Estando en otra parte.

Estando en otra parte. Llevamos toda la temporada elucubrando con la mayor o menor influencia que provoca el devenir europeo a nuestros representantes de la Liga Endesa. Mi opinión general es que, se puede considerar, salvo casos puntuales, una cuestión menor. Son conjuntos muy acostumbrados a tener que lidiar doblemente cada semana y cuentan con suficiente arsenal en sus filas como para afrontarlo. Ahora bien, hay semanas especiales donde resulta imposible no tenerlo en cuenta. Acabamos de vivir una de ellas, la más notoria. Viendo los partidos de Barcelona y Real Madrid, no hay duda alguna que ambos equipos estuvieron de cuerpo presente pero con la cabeza y el alma en otro sitio. Curiosamente, las dos derrotas, ambas en campo propio, vinieron por caminos diferentes. Al Madrid le perdió su falta de tensión, su intención de obtener el máximo beneficio con el mínimo de esfuerzo que realizó en unos primeros minutos contundentes aún jugando con no habituales. Al Barcelona, por el contrario, le sobraron los nervios y la sombra de lo ocurrido el jueves le pudo. Después de tener más o menos controlado el partido, se le volvieron a aparecer fantasmas conocidos en el último cuarto y terminó doblando la rodilla, por lo que viaja a Atenas sin poderse haber dado un respiro anímico. Dicho esto, felicitaciones a Bluesens y Herbalife, que hicieron lo que tenían que hacer para ganar en dos pistas que en cualquier circunstancia, son dos canchas donde la victoria nunca se alcanza sin argumentos. Ya lo dijo Moncho Fernandez, entrenador del Bluesens al terminar el partido. “El Madrid lleva años jugando Liga y Euroliga, y en su campo ha perdido poquísimos partidos”. Más claro, agua.

– La crónica de Iturriaga

(ACB Photo/V. Carretero)

2- Respirando bajo el agua.

El otro día le preguntaba a un amigo qué tal le iba el negocio profesional. “Aquí andamos, respirando bajo el agua” me contesto. Me gustó la frase y me viene que ni pintada para constatar el estado de dos equipos a los que después de esta jornada, se les está acabando el oxígeno. La derrota del Lagun Aro frente a un rival directo como el Cajasol fue dramática, en forma (palmeo a falta de dos segundos de Mensha Bonsu) y fondo (la salvación pende de un hilo deshilachado a punto de romperse). En el caso del Manresa, ni siquiera existe el hilo y sólo falta que las matemáticas confirmen lo que las evidencias llevan proclamando hace ya semanas. Eso sí, dios aprieta pero no ahoga. A punto de ser equipo descendido, los manresanos han conseguido algo quizás más importante que estar arriba o abajo. Han asegurado su existencia durante los próximos cuatro años con el patrocinio de la Bruixa D´Or, su nueva denominación. Una fantástica noticia por la que hay que felicitar al equipo, sus dirigentes, afición y ciudad. Cuando la botella de oxigeno marcaba casi cero, el rescate ha llegado y podrá seguir respirando unos cuantos años más.

 – La crónica de Iturriaga

(ACB Photo/J. Alberch)

3- Mas vale tarde que nunca.

Cada jugador tiene un ritmo de crecimiento. Los hay precoces, tardíos, lentos pero seguros u otros que van a saltos. Sea de la forma que sea, lo importante es que avancen. No sé si 24 años, a punto de cumplir 25, es ya una edad como para dejar a un lado el concepto promesa y no seguir hablando en futuro sino en presente. Pero sea como sea, Henk Norel ha dado un paso adelante en su carrera y está completando, una excelente temporada. El holandés llevaba apuntando maneras desde que empezó a jugar regularmente en el Joventut, allá por la temporada 2008-2009. Muy alto, habilidoso, y con una buena mano como no podía ser de otra forma llevando la camiseta verdinegra, año tras año se esperaba la temporada de la confirmación. Pero esta no llegaba. Hasta ahora. Un vistazo a su aportación habla que casi doblando sus minutos en pista, ha hecho lo mismo en su valoración. Hasta el punto que en estos momentos ocupa la sexta posición del ranking de más valorados, con 15,7 de media, a sólo una décima del quinto (Doellman) y a tres de una estrella como Mirotic. Otro dato que le avala es que este paso adelante en su carrera ha colaborado de forma decisiva en la extraordinaria temporada que está completando su equipo, el CAI Zaragoza. Esto no es un dato menor. No siempre las mejoras individuales tienen la misma repercusión en el funcionamiento colectivo. Que en este caso sea incuestionable habla aún mejor de un jugador al que esperábamos hace tiempo y que parece que ha llegado. Confiemos que sea ya para quedarse.

 – La crónica de Iturriaga

(ACB Photo/M. Pozo)