Craig Dykema: Precursor desde 6,25

En la final olímpica del domingo, Estados Unidos tiró más de tres que de dos. Esto ocurre de vez en cuando en partidos del baloncesto europeo: el triple está demasiado ‘barato’, como diría Alfred Julbe, y muchas estrategias ofensivas, como las de este nuevo ‘dream team’, se basan en sumar de tres en tres. Echadle un ojo a las estadísticas de hace unos 30 años tanto en la ACB y en la NBA y veréis que esto no era así en absoluto. El triple era un recurso escaso y raramente los ataques terminaban con un intento lejano.

Cuando la línea se estableció en el basket FIBA, en 1984, eran pocos los especialistas. A uno de ellos le disfrutamos en España durante durante tres temporadas (84-85, 85-86 y 86-87). Se llamaba Craig Dykema y era uno de los tiradores más finos que hayamos visto por aquí.

Dykema caía bien. Era el típico blanquito rubito, muy serio, que se plantaba en 6,25 y hacía un daño terrible. Jugó 32 partidos con los Phoenix Suns en la 81-82, pero fue su única experiencia en la NBA. Cuando llegó en el 84 aquí, lo hizo a un Licor 43 de Santa Coloma de Gramanet que durante un año estuvo plantando mucha cara a los ‘grandes’ y llegó a colarse en la cuarta posición liguera.

Él fue decisivo para ello. Promedió 22,2 puntos con un 48% de triples, una barbaridad. Era aquel equipo amarillo un grupo fantástico de jugadores, con Quim Costa al timón y Mike Phillips mandando ahí abajo. El coro de secundarios no desmerecía, desde Miki Pou a Jordi Freixanet, desde Joan Pera a Agustín Cuesta.

La siguiente temporada, el Cajamadrid supongo que puso más dinero y se lo llevó. Craig siguió a lo suyo: 22,3 puntos y por encima del 45% en triples. Sin embargo, e inexplicablemente, el equipo asentado en Alcalá de Henares descendió, pese a que también tenía muy buena plantilla. Un expediente X de la historia de la ACB.

Dykema completó su trienio español de vuelta a Cataluña, al Cacaolat Granollers. Su acierto y sus promedios bajaron y la historia se acabó ahí.

Desde entonces se le perdió un poco la pista, pero lo que se puede es asegurar es que tiene 53 años y vive en California. Su hija Melissa fue una estrella universitaria del softball. Tiene perfil en Facebook.